Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Ojos Milagrosos
.
Fotografía: Dreamstime
Se cuenta la fábula de una aldea holandesa donde vivía un panadero llamado Fouke. Su apariencia de hombre alto y delgado concordaba con su reputación de total rectitud. Era intolerante ante los defectos de los demás y debido a ello la gente lo rehuía.

Su mujer, Hilda, fue objeto constante de los ataques del fariseísmo de Fouke. Aunque estaba comprometida en su matrimonio, el corazón de Hilda ansiaba más cariño y comprensión de parte de su marido. Y se sentía vulnerable.

Una mañana cuando Fouke volvió a su casa, encontró a un extraño en la cama con Hilda. Su adulterio llegó a ser el chisme que se oía por las calles del pueblo. Fouke sorprendió a todo el mundo al quedarse con su esposa Hilda y perdonarla como lo enseñaba el Buen Libro. Pero sus pensamientos hacia ella estaban llenos de enojo y de dureza. La odió por traicionarlo, a él que había sido un esposo fiel y bueno. Fingió perdonarla para poder castigarla a través de su justa misericordia.

En el cielo, el fingimiento de Fouke no cayó nada bien. Cada vez que él se permitía abrasar su odio secreto, un ángel dejaba caer una piedrecita en su corazón. A medida que los años pasaban, aumentaban las piedrecitas y este se hacía cada vez más duro y pesado. Miserable con su carga farisaica, comenzó a desear estar muerto.

Una noche, cuenta la historia, un ángel se le apareció a Fouke y le dijo cómo podía ser curado de sus heridas. Necesitaría tener unos “ojos milagrosos” para no ver la traición de su esposa, sino a una mujer herida que lo necesitaba. Protestó ante el ángel, manifestando que nada podría aplacar lo que sentía debido al comportamiento de su esposa. El mensajero celestial, contestó:  “Usted no puede cambiar el pasado ni curar su herida. Usted sólo puede mirar a su esposa con ojos nuevos.”

Abatido por su triste juicio, Fouke preguntó cómo podría recibir esos ojos milagrosos. El ángel le dijo: “Pídelos y se te darán. Y cada vez que veas a Hilda a través de esos nuevos ojos, una piedrecita te será removida de tu corazón.”

Fouke lo hizo y, para su asombro, vio a una Hilda necesitada que lo amaba profundamente. El ángel cumplió su promesa y quitó las piedrecitas, una a una. El marido antes terco, puso a su esposa en su corazón. Y el matrimonio floreció otra vez.

¿Qué Podemos Aprender de las Fábulas?

¿Qué podemos aprender de la fábula de Fouke? Entre muchas otras lecciones, el hecho de comprender que ese perdón es más que una obra de un sólo acto –es un viaje, un proceso, como lo describe Lewis B. Smedes en dos de sus libros.1

Primera Etapa: Estamos heridos
Este dolor siempre es personal, injusto y profundo.

Segunda Etapa: Odiamos
El odio es una respuesta natural a cualquier dolor profundo e injusto. Tristemente, este contragolpe instintivo nos separa emocionalmente de las personas que siguen estando en nuestra vida.

Tercera Etapa:  Comienza la curación de nosotros mismos
En esta etapa escogemos no ver a las personas heridas en el contexto del dolor que ellos se inflingen. Descubrimos nuevamente su humanidad –saber que son “humanos como nosotros.”2  Además, rendimos nuestro derecho al desquite. Esto nos permite ver a los ofensores de forma distinta –a través de los “ojos milagrosos”. Con el tiempo, incluso deseamos que de ellos provengan cosas buenas.3

Cuarta Etapa:  La Unidad
Finalmente, estamos listos para el renacer de la relación con la persona que nos hirió. Eso no significa tolerar un patrón de abuso contínuo. En casos serios sin solución, puede que se necesite dar término a la relación. Pero, al igual que Fouke, aquel panadero holandés, no sólo estamos abiertos sino ansiosos de liberarnos de una relación de odio y comenzar a experimentar la restauración con aquella persona que Dios trajo a nuestras vidas. Y esto sólo es posible a través de los “ojos milagrosos” del perdón.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________


Por Claudio Consuegra. Porción reimpresa con el permiso de Mid-America Outlook Magazine, marzo 2008. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


1 Perdón y Olvido: Curación de las Heridas Inmerecidas(New York: Pocket Books, 1984), y El Arte del Perdón (New York: Random House, 1996).
2 Perdón y Olvido, 6-7.
3 El Arte del Perdón, 10.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.