Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Dios, los Gorriones y Usted
.
Fotografía: Hua Zhuang
Cierta vez escuché decir que Dios es el único en aparecerse en un funeral de gorriones. ¿Qué piensa, usted?

Si un perro resulta herido en la calle, alguien lo sentirá. Lo más probable es que haya pertenecido a alguien y que tendrá un funeral o un entierro. Y no sucede sólo para perros domesticados. Los amantes de los animales lloran la muerte de todo tipo de criaturas e, incluso, hacen todo lo posible por proteger su hábitat educando a los demás acerca de la rueda de la vida.

Pero, ¿qué pasa con los gorriones? ¿Quién nota cuando una avecita muere? Lo cierto es que cuando algunos lo llegan a presenciar se sienten felices de ello y, otros, hasta lo han causado. Los gorriones son muy prolíferos y pueden llegar a convertirse en pestes en ciertos lugares. Sin embargo, Dios ve cada muerte de una avecita. Dios escucha el latido final de su corazoncito. Dios asiste a su funeral. Sólo Él.

Sabemos que Dios se fija en los gorriones porque la Biblia nos lo ha dicho. Pero, ¿por qué aparece en ella? Esa es la pregunta. De todas las pepitas de verdad que se incluyeron en los mensajes que Dios dejó para nosotros, ¿por qué se incluyó la muerte de un gorrión? Se debe a que existe un ingrediente poderoso en el carácter de Dios incluido en ese trocito de verdad que puede afectar profundamente la relación con nuestro Creador.

Ese ingrediente es la atención. ¿Le gusta cuando alguien le pone atención? ¿Especialmente cuando se trata de alguien que usted ama? ¿No lo hace sentir bien que alguien repita el detalle más pequeño de una historia que usted le acaba de contar, haciéndole saber que estaba escuchando atentamente? ¿No disfruta usted al abrir un regalo de Navidad, exclamando: “¿Cómo supiste que esto era exactamente lo que yo necesitaba?” Atención. Es un rasgo maravilloso del carácter que demuestra amor verdadero en una relación cercana.

Dios lo Nota

La razón por la cual Dios asiste al funeral de un gorrión es porque Él lo creó, y cuando un gorrión muere, Dios lo echa de menos. Aunque el trinar de aquel gorrión nos parezca igual al de los demás gorriones, Dios nota la diferencia. Si eso es cierto, entonces lo que la Biblia nos dice en la segunda parte del versículo  (Mateo 10:29-31) debería ser de gran valor para nosotros. Dice que Dios ve la caída de cada gorrión y lo mucho que hará por nosotros si caemos.

¡Ajá! Ese es el mensaje. Un mensaje que siempre debemos recordar porque si Dios está atento para asistir al funeral de una avecita, ¿cuánto más atento estará con nuestras vidas?  Cada cambio del viento bajo las alas, cada pluma erizada, cada ataque de nuestros enemigos. Dios lo nota y se preocupa de ello. Y cuando la muerte nos visite, Dios asistirá al funeral. Siempre. ¿Por qué? ¿Quién pierde más, sino Dios, con cada muerte?

Soy tan feliz al saber que nuestro Creador no nos creó y nos dejó abandonados a nuestra suerte. Por el contrario, Dios nos creó en forma única a cada uno de nosotros y cuando caemos, existe Alguien que lo nota, seamos conscientes de ello o no. Puede que algunos días volemos como águilas. Otros, tal vez seamos gorriones. Pero cada día somos la creación que Él hizo con sus propias manos. Contamos para Él. Y nos ama.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a   Vea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.