Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Enseñe Agradecimiento
.
Fotografía: Thien Vui Fah
¿Cuántas veces hemos dado un regalo sin recibir una palabra de agradecimiento? Quizá hayamos hecho un favor especial para luego preguntarnos si no debiéramos meternos en nuestros propios asuntos. Admitámoslo, es bueno escuchar que alguien nos diga “gracias” y que nos demuestre que aprecia nuestra bondad. No hay duda de ello. ¿Y qué diremos de la hermosa sensación que sentimos cuando somos nosotros quienes damos las gracias? 

La Biblia dice que el Señor ama al dador alegre 1, y eso es verdad. Pero estoy segura que el Señor también ama a quien lo recibe con alegría. Piénselo. ¿No se siente igualmente bien tanto el que dice “¡gracias por pensar en mí!”, como el que realizó la buena acción?

Hay una gran bendición en ser agradecidos. He aquí unas pocas sugerencias para enseñar agradecimiento a nuestros hijos (y a nosotros mismos):

Sugerencias

1. Ponga Atención. Mientras más conscientes estamos de las cosas por las cuales estar agradecidos, más se desarrollará en nosotros el espíritu de agradecimiento. Podemos lograr captar la atención de nuestro hijito desde todo lo que brilla en el cielo hasta el gusanito que se arrastra en la tierra. ¡Estamos rodeados por la creación de Dios y tenemos razones por qué estar agradecidos!

2. Sea Positivo. Es tan fácil poner atención a las cosas negativas de la vida y que son reales. Pero trate de equilibrarlo poniendo atención a las cosas positivas, también. Por ejemplo, si mi niño está enfermo con la gripe, le puedo asegurar que Dios es el gran Médico que lo puede curar. Y cuando esté recuperado, los dos podremos agradecerle por ello.

3. Forme Hábitos para Demostrar Agradecimiento a los Demás. Por ejemplo, puedo entrenar a mis hijos desde pequeñitos a confeccionar tarjetas de agradecimiento para sus abuelos y otras personas que les hayan obsequiado regalos. Si son muy pequeñitos para escribir un mensaje, les pediré que me lo digan y yo lo escribiré en su tarjetita.

4. Sea un Buen Ejemplo. Necesito tener una actitud de agradecimiento en mi vida cotidiana. Eso es mucho más que ser cortés cuando recibo un regalo. Significa tomar nota de las bendiciones personales, expresar verbalmente nuestro agradecimiento por la salud, por la diversión, por el trabajo y por las oraciones contestadas; por nombrar algunas.

5. Agradézcale a Dios. Deseo enseñarles a orar a mis niños, incluyendo palabras de alabanza y agradecimiento mientras realizan sus peticiones ante el Señor.

Cuando el agradecimiento es un estilo de vida en nuestros hogares, no sólo estamos creando personas corteses, sino gente feliz.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.