Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Preparación
.
Fotografía: Dreamstime
El área de Los Angeles recientemente experimentó un temblor. Desde luego, una sacudidita de 5.4 apenas califica para el noticiero en el sur de California. Pero la noticia se hizo pública. Los científicos vieron ese temblor como una advertencia e, incluso, como un ensayo de un temblor más grande que siniestramente está al acecho.

De acuerdo a CNN.com, “los científicos creen que un temblor mayor –el temido ‘Grande’– afectará California dentro de las próximas décadas.” Informaron que el Uniform California Earthquake Rupture Forecast predijo que “existe un 99% de probabilidades que el estado experimente un temblor de magnitud 6.7 o más grande en los próximos 30 años”. Conocidos los datos y los riesgos obvios, los residentes fueron instados a tomar las precauciones necesarias, capacitándolos en tácticas de supervivencia y recolección de provisiones para ese tipo de emergencia.

Para mí, fueron mucho más interesantes los comentarios de iReport que hiciera John Carroll, quien se mudó a Hollywood en el año 2005. Él abriga un respeto considerable hacia los terremotos, recordando vívidamente las espantosas imágenes de los viaductos desplomados. Al principio, instintivamente aceleraba cuando pasaba bajo los puentes para que no lo agarrara desprevenido. Pero pronto lo olvidó. “De algún modo, usted aprende a no pensar más en eso. Se convence a sí mismo de que Los Angeles es así”.  Ahora, después de experimentar un temblor por sí mismo, Carroll dice: “No pienso dejar Los Angeles debido a los terremotos. Me gusta demasiado L.A. Hay demasiada diversión. Pero sé que el Grande es una posibilidad”.

El Grande

De acuerdo a los expertos, el Grande llegará; es sólo cuestión de tiempo –y, probablemente, no mucho. Usted puede estar seguro de que los californianos están bien informados de la situación y de los riesgos. Ellos saben que se sentirían más seguros si no vivieran cerca del epicentro, pero no veo un éxodo masivo del área. Conocen el valor de los equipos de supervivencia, pero me temo que muchos están ocupados en vivir la vida y en divertirse que postergan los preparativos para un acontecimiento que por el momento no presenta una amenaza inmimente.

De acuerdo a la Biblia, Jesús volverá; es sólo cuestión de tiempo –y, probablemente, no mucho. Hemos sido informados de los riesgos. Sabemos que nos sentiremos más seguros si nos distanciamos del pecado. Sabemos que la preparación para la crisis venidera requiere de una fe que se cultiva a través de nuestro andar diario con Dios. Necesitamos el tipo de compromiso radical que nos permita abandonar las cosas de este mundo sin mirar hacia atrás. Sin embargo, ¿con qué frecuencia postergamos los preparativos para otro día? Nuestra zona de comodidad es-tan-cómoda y el cristianismo radical tal vez nos haga sentirnos humillados. Jesús parece tardar, así que, ¿por qué no, nosotros? Preferimos arriesgarnos en el evento más grande de la historia del mundo que molestarnos en prepararnos para el futuro.

Al igual que las diez vírgenes de Mateo 25:1-13, se nos aconseja prepararnos con el aceite necesario para que nuestras lámparas se mantengan encendidas “porque no saben ni el día ni la hora” (versículo 13).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Hannah Henry. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.