Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Despertando Solo
.
Fotografía: Vojtech Vlk
El punto culminante del verano de mi familia es ir al campamento de familias de nuestra iglesia. Nos encanta ese campamento por muchas razones, pero una de ellas es que todos los padres ayudan a cuidar a los demás niños. Eso le otorga flexibilidad a los niños y alivio a los padres.

Un día, un grupo de padres sentados en el porche de la cabaña, hablábamos y jugábamos diferentes juegos. Una de las madres de la cabaña de enfrente se acercó y nos preguntó si podíamos vigilar a su hija Katy. Katy dormía y su madre tenía una clase de cerámica durante el próximo período. Su papá trabajaba en la enfermería del campamento. Así que le dijimos que estaríamos felices de estar atentas a Katy.

Cerca de una hora después, Katy despertó y apareció en el porche de su cabaña. Mi marido y yo escuchamos su llanto y nos apresuramos a buscarla. Cuando nos dirigíamos con Katy donde se encontraba su madre, la vimos caminar cuesta arriba. Cuando la vio, Katy cambió rápidamente de comportamiento.

La Única Persona en el Planeta

Ver a Katy llorar a la entrada de su cabaña debido a que estaba sola cuando despertó, me hizo pensar en cuántas veces nosotros también nos hemos sentido de la misma forma. Hay días cuando nos despertamos y pareciera que somos la única persona en el planeta. A veces nos sentimos solos aún cuando estamos acompañados. Sentirse solo puede ser desalentador, incluso darnos miedo, aunque nuestro aislamiento sea verdadero o imaginario.

Los israelitas se sintieron así en más de alguna ocasión durante su experiencia, pero Moisés había experimentado la liberación de Dios suficientemente como para confiar que Él nunca le daría la espalda a sus hijos fieles. Asi que cuando llegó el momento en que Josué tomara el liderazgo, Moisés, que ya tenía 120 años de edad, le dijo estas palabras de ánimo; palabras nacidas a través de muchos años de caminar con Dios:

“El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes” (Deuteronomio 31:8).

La próxima vez que se sienta solo, recuerda las palabras que Moisés le dijo a Josué. Ellas también se aplican a su vida.  Ya sea que se sienta solo en medio de la multitud o en su propio cuarto, el Dios de los israelitas es el Dios de hoy e igualmente fiel como lo fue entonces.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Diana Hardin. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.