Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Suplentes de Jesús
.
Fotografía: Dreamstime
En este momento estoy en el aula de ciencias del señor Cramer. El tema del día son los huracanes y aunque no soy meteoróloga, mi trabajo es hacer cuanto está en mi poder para animar a quienes esperan mi ayuda para hacer lo mismo que yo.

Como maestra suplente tengo el privilegio de enseñar una variedad de temas y exponerme a una gran cantidad de alumnos de la escuela secundaria. La mayoría del tiempo siento que soy simplemente la persona que llena un espacio al frente del salón. Nada más, nada menos. No está mal, siendo que es un trabajo. Es decir, me pagan lo mismo haga algo o no haga nada. De todos modos, es en aquellas raras (y a menudo, inesperadas) ocasiones y cuando descubro que he causado un impacto positivo en alguien, que este asunto de la enseñanza llega a valer la pena.

Por ejemplo, hace algunos momentos durante la clase del señor Cramer, me saludó con una sonrisa un joven que eché de la clase la última vez que sustituí. ¿Cómo es que recibí ese tipo de saludo? Quizá haya sido porque aquel día cuando lo expulsé del aula me tomé el tiempo para explicarle que aunque tuviera que abandonar la sala de clases yo entendía que él estaba atravesando por algunos problemas que le causaban estrés. Además, le agradecí el haberse disculpado conmigo, creando así una oportunidad para el respeto mutuo. Estoy mirándolo en este momento y, asombrosamente, ¡está trabajando en sus tareas! Es decir, su lápiz se está moviendo de izquierda a derecha sobre la página ¡y tiene el libro de materias abierto!

Situaciones así hacen que dé cuenta que nunca debemos subestimar la influencia que obra cuando uno piensa que nadie está mirando. ¡Espere! Si ello es una realidad ante influencias positivas, ¡entonces también lo es con las influencias negativas! Ahora ya no me siento tan noble. ¿Qué diré de esos momentos cuando no aproveché la oportunidad para conectarme con un estudiante? ¿Qué diré de aquellos incidentes de mala conducta en que no tomé en consideración las circunstancias de la vida familiar, la presión o cualquier otro motivo que lo haya hecho actuar de esa manera? ¿Qué diré de esos estudiantes que se sientan calladamente y realizan su trabajo, pero no reciben ningún tipo de reafirmación de mi parte?

Influencia

Influencia. Puede ser para bien o para mal. Y a menudo sucede sin que nos demos cuenta. Esto me hace pensar en nuestra influencia espiritual en el mundo. Cuando entro a un aula como maestra suplente, mi lugar está donde se ubica regularmente el maestro titular, el líder de ese curso. Mi función es imitar los métodos que utiliza ese maestro –tanto como sea posible–, para capacitar bien a los estudiantes y ayudar a aquellos que están atrasados en sus materias.

De igual forma, Jesús es el Gran Maestro. Si declaro creer en lo que Él enseña, mi trabajo es imitar sus métodos y ayudar a sus demás seguidores a hacer lo mismo. También debo ayudar a aquellos que se han apartado de Él.

No soy una científica, pero puedo aprender acerca de ello y ayudar a otros a hacerlo conmigo. No soy una teóloga, pero puedo aprender acerca de la Biblia y ayudar a los demás a hacerlo juntos.

El Gran Maestro enseñó en persona a sus estudiantes cuando estuvo en la tierra. Pero cuando se fue al cielo, Él nos dejó la misión de enseñar a los demás en su ausencia. Qué gran oportunidad para influir en ellos. Por el poder del Espíritu Santo, podemos utilizar nuestra posición e influenciar en forma positiva y orar con ellos para que Su poder evite las inflencias negativas.

Casualmente, el alumno de mi clase de ciencias, hoy me mostró su tarea terminada y me preguntó si la podría entregar antes de la fecha designada. ¡Ay, ay, ay! Un poco de bondad y comprensión pueden hacer verdaderos milagros. Dios nos ayuda a través de nuestras actividades diarias para convertirnos en sustitutos de Jesús.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.