Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
En Casa de Abuela
.
Fotografía: Dreamstime
El sol ya salió. Mis hermanos, mi hermana y yo dormimos en el piso de la sala, pero los ruidos que provienen de la cocina nos despiertan. Un huevo fresco cae sobre la sartén y comienza a chisporrotear. El aroma de los panecitos recién horneados nos llega justo a la nariz. Abuela ya está despierta. ¡Y el desayuno será muy bueno!

Así es como recuerdo las mañanas en casa de mi abuela cuando yo era niña. Viajábamos durante dos días para visitarla cada verano, y ese era el punto culminante de todo el año. Nunca consideramos ir a Disneylandia ni pasar las vacaciones en hoteles –¡nosotros queríamos ir a casa de abuela! Recoger los huevos del gallinero por la mañana, ir a la tienda de la esquina para comprar una gaseosa, cenar al aire libre y jugar a las escondidas con mis primos en la oscuridad, nos parecía mucho más emocionante.

¿Por qué ir a casa de abuela era tan divertido? Como un adulto que hoy recuerda el pasado, pienso que fue el amor. Ella no tenía un título universitario ni un trabajo bien remunerado. Tampoco tenía una casa grande ni lujosa. Pero sí tenía mucho amor –y nosotros podíamos sentirlo. Sabíamos que ella estaría esperando en la puerta para saludarnos con los brazos abiertos cada vez que llegábamos y, luego, una semana después,  compartíamos nuestras lágrimas en aquel mismo lugar cuando nos despedíamos hasta el año siguiente.

Los Abuelos son Importantes

Los abuelos pueden ser parte importante en la vida de sus nietos. Algunos son lo bastante acomodados financieramente como para ayudar a pagar los estudios de sus nietos, las clases de música, los campamentos y sus pasatiempos. Otros pueden enseñarles habilidades como cocinar, coser, jardinería o mecánica. Tal vez algunos de los abuelos les guste leer, mientras que a otros les agrade contar historias de sus aventuras ya pasadas.

Conozco a un abuelo que está estudiando la Biblia con sus nietos mientras se preparan para el bautismo. Sé de una abuela que ora por cada uno de sus nietos cada noche –¡y tiene dieciocho! También conozco a dos abuelos que cruzan la ciudad para presenciar los encuentros deportivos de su nieto. Cada vez que el niño mira hacia las graderías, puede ver a sus abuelos vitoreándolo. Esos son los mismos abuelos que viajaron durante cuatro horas para estar presente en el recital de piano de una de sus nietas.

Tal vez usted piense que son simples actos, pero están llenos de amor.  Aunque usted no pueda visitar a sus nietos tan a menudo debido a la distancia o a problemas de salud, existen otras formas de estar conectados. Llamadas telefónicas, cartas, correos electrónicos y encomiendas lo mantendrán en contacto para no sentirse como un extraño cuando los vea de nuevo.

Si usted es un abuelo, tiene mucho que ofrecerle a sus nietos. No siempre estará de acuerdo con lo que hace la generación más joven, pero con mente, corazón y brazos abiertos podrá lograr que se acerquen a usted. Y lo mejor de todo, su amor puede hacer que se acerquen a Dios. Usted puede ser una influencia segura en un mundo inestable para ellos. Su hogar puede transformarse en el lugar donde ellos serán aceptados y amados. Un lugar que ellos sentirán como el suyo propio.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a   Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Nancy Canwell. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.