Home > Archives > La Biblia Dice >
.
He visto a Jesús
.
Fotografía: Doreen Salcher
¿Se ha sentido deprimido alguna vez? ¿Ha deseado que su vida hubiese sido diferente? ¿Ha anhelado que las situaciones y adversidades que tuvo que enfrentar no le llegaran a afectar del modo que lo han hecho? En más de alguna ocasión, todos hemos sentido que la vida ha sido injusta con nosotros… hasta que Alguien nos hace cambiar de forma de pensar.

Hubo una mujer a quien no le faltaron motivos para sentirse desesperada y angustiada. Llevaba una vida difícil. Sufría de lapsos de tiempo en que perdía la noción de las cosas. Cuando “volvía en sí” notaba que los hombres le sonreían maliciosamente y que la mayoría de las mujeres del pueblo de Magdala, la rehuían, como si tuviese lepra.

Jesús en el Pueblo

Un día sus amigas le contaron que Jesús estaba en el pueblo. Corrieron a verlo, pero cuando llegaron ante su presencia, María se desvaneció. Él se acercó y tomó una de sus manos. Su pulso comenzó a latir normalmente y su vista dejó de estar perdida en un punto impreciso. Ya recuperada, escuchó las más bellas historias contadas por aquel Hombre de Nazareth. En ese instante sintió que el yugo que la había dominado por años, la abandonaba para siempre. Estaba curada. ¡Jesús la había sanado! Desde aquel día María le entregó su vida y todo lo que era.

Usted y yo podemos tener ese mismo encuentro con Jesús. Las experiencias tristes y duras quedarán atrás si camina junto a Él. Nadie dice que será un sendero de rosas, pero sí me atrevo a asegurarle que nunca experimentará con nadie más aquel sentido de pertenencia que le hará sentir Jesús. ¡Deje que hoy mismo el Maestro de Galilea le cambie la vida a usted también!

“Yo estoy seguro de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la vida, ni la muerte, ni los ángeles, ni los espíritus, ni lo presente, ni lo futuro, ni los poderes del cielo, ni los poderes del infierno, ni nada de lo creado por Dios. ¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo!” (Romanos 8:38-39).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Chari Torres. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL, © 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.