Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
¿Puede Contar lo que Vé?
.
Fotografía: David Coleman
Al aproximarse el Día de la Independencia de los Estados Unidos de Norteamérica, me acordé del 4 de julio del año pasado. Mark y yo fuimos a ver una hermosa presentación de fuegos artificiales, y la tarde era perfecta. No había viento, los grillos sonaban afinados, los niños corrían descalzos por el césped fresco y gozamos con los sonidos de admiración que hacían los más pequeñitos bajo el cielo matizado de luces. Mark bajó la cubierta del carro, nos echamos hacia atrás y dejamos que nuestros sentidos abarcaran un momento del verano del medioeste. Incluso, traté de cantar suavemente nuestro himno nacional The Star-spangled Banner mientras observábamos “estallar las bombas en el aire”.

Debería hablar más acerca del Día de la Independencia siendo que es un día festivo, pero algo vino a mi mente. Aquí está. El otro día, nuestro hijo Jon regresó a casa bastante incómodo luego de haber visto una película llamada Click que se suponía fuese divertida pero que terminó siendo muy triste. El propósito de la película –se me dijo–, es causar que el espectador piense acerca de las relaciones personales y cómo utilizar el tiempo sabiamente, pasándolo con sus seres queridos mientras los tiene cerca.

Hmmm….. Pienso que no puedo culpar a los realizadores de películas por tratar de lograr que la gente piense en esas cosas. La intención es buena.  Pero yo no veo una película con el propósito de darme cuenta de las cosas que deseo mejorar en mi vida cuando puedo hacerlo experimentándolo por mi misma.

No Necesito a Hollywood

Por ejemplo, no necesito a Hollywood para que me indique que mi tarde con Mark viendo los fuegos artificiales no tiene precio. No necesito un director que me incite a pedirle a Mark que me de un beso bajo el cielo del verano, como tampoco necesito una película que me diga que debo sentirme decepcionada por no haber pasado aquella velada junto a mis familiares en casa de mis padres. No necesito una historia falsa que me señale el inapreciable momento de escuchar las palabras de reafirmación de mi hija en el Día de la Madre durante su graduación en la universidad, ni tampoco necesito contar acerca de la espontánea invitación a almorzar de mi hijo hace algunos días, y que también fue un momento valioso. Sé de esas cosas porque las he vivido.

Creo que si las películas como Click ayudan a algunas personas a detenerse un segundo para pensar en sus relaciones personales o en la forma cómo viven sus vidas, es algo bueno. Pero es vergonzoso para mí que la mayoría de las veces tendamos a pasar nuestros preciosos momentos observando la vida que viven personas a quienes se les paga por actuar, cuando podríamos estar haciendo realidad nuestras propias vivencias. Y algunos de los mejores momentos que podemos pasar realmente solos, reflexionando, orando y disfrutando de nuestra propia compañía, son muy excasos.

Bueno, me retiro por ahora. Necesitaba sacar eso del pecho. De todos modos, si este año tiene la oportunidad de ver los fuegos artificiales por televisión o “en persona”, ¡escoja lo verdadero!  Se trata de su vida.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a   Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.