Home > Archives > La Biblia Dice >
.
¿Dichos Bíblicos?
.
Fotografía: Michael Babic
Un amigo y yo hablábamos de un conocido nuestro que rescató a otro amigo. Mi amigo pensaba que el rescate de la persona se dificultó debido a su falta de cooperación. Mi amigo creía que el rescatista se aprovechó de la situación.

“Tal vez vio su accionar como caridad cristiana”, le dije.

“¿No dice la Biblia que el Señor ayuda a quienes se ayudan a sí mismos?”, me contestó.

Bueno... no. No es así. Sin embargo el sentimiento es noble, aunque sus raíces son paganas. Proviene de las Fábulas de Esopo. Es la moraleja de “Hércules y el Transportista”. Una antigua versión, declaraba: “Los dioses ayudan a quienes se ayudan a sí mismos”.

En muchos sentidos, el dicho es opuesto al cristianismo. Implica que Dios reparte favores basados en nuestros propios esfuerzos en vez que en Su misericordia. A pesar de esto, muchos cristianos –como mi amigo–, creen que el aforismo es divino.

¿Desea otro ejemplo? Considere el siguiente: “La limpieza está junto con la piedad”. Ese también proviene de la Biblia, ¿no es cierto?

No proviene de las cartas de Pablo ni de Pedro como muchos creen. Francis Bacon puede haber acuñado esa frase en el año 1605. John Wesley la utilizó en un sermón en 1791 popularizando el dicho. Eso es interpretación, no Escritura. El Antigüo Testamento habla mucho acerca de las cosas “puras” e “impuras”. Sin embargo, eso no tiene nada que ver con la higiene moderna. Se refiere a la pureza religiosa, y a la necesidad de los Escogidos de mantenerse alejados de los gentiles “impuros”.

Jesús Comió con Pecadores

Los Fariseos criticaron a Jesús y a sus discípulos por violar esas reglas. Jesús partió el pan entre pecadores –tan impuros como los más. Sus discípulos comieron su alimento sin primero realizar el rito de humildad.  El Nuevo Pacto reemplazó al antigüo –un pacto que no era exclusivo solamente para los descendientes. Las viejas normas quedaron afuera.

Lavarse las manos antes de comer y bañarse regularmente son buenas reglas de higiene y de sentido común. Dejar de bañarse una vez, sin embargo, no es pecado. Vivir obsesionados por la limpieza externa en vez de la pureza interna es una característica de algunas religiones, no del cristianismo.

¿Importa que una buena idea provenga de otro lugar que no sea la Biblia?

Importa cuando alguien intenta promover una idea y cubrirla de santidad. Cuando usted declara, “la Biblia dice…” está implicando que su declaración está aprobada por Dios. Es suficientemente malo cuando el error parece inocente. Tales errores no son nada de inocentes. Procuran vender esas ideas seculares a los cristianos para que ellos también las utilicen. Tome algo y agréguelo a la doctrina cristiana. Invente un pasaje bíblico que sostenga la idea o tergiverse las palabras de la Biblia en una segunda declaración. Utilice todo para sostener lo que desea que otros hagan.

La Biblia nos advierte de los falsos profetas. Cristo mismo, dijo: “Porque surgirán falsos Cristos y falsos profetas que harán grandes señales y milagros para engañar, de ser posible, aun a los elegidos” (Mateo 24:24).

No todo lo que dice ser de la Biblia lo es. Verifiquemos antes de creer ciegamente que algo es inspirado bíblicamente.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NEW AMERICAN STANDARD BIBLE®.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.