Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Ser Padres
.
Foto: Nikhil Gangavane
Hoy ya no se respeta a los padres. El padre bobo es un personaje común en los programas de comedias. El gobierno los trata como el elemento deshechable de las familias; incluso, como algo peligroso. Los amigos varones —especialmente los solteros— hacen mofa de ellos. Porque ya no es un hombre libre, está atado por los próximos veinte años, –es lo que dicen.

Pero los padres son vitales. Los muchachos necesitan la figura masculina para convertirse en verdaderos hombres. Existe una diferencia entre un hombre que sabe cómo utilizar su fuerza para proteger a los demás y aquel que la utiliza para conseguir lo que quiere. No es igual un lobo que un perro guardián. El ejemplo dado por un padre cuidadoso y comprometido es la mejor forma de enseñarle a un hijo cómo debe ser un hombre.

Las hijas también aprenden del ejemplo de sus padres. Una muchacha que crece sin su padre, a menudo lo hace sin reconocer lo que es un buen esposo. Generalmente nunca llega a aprender a relacionarse apropiadamente con los hombres a su alrededor a menos que haya tenido una figura masculina que no haya sido un depredador (como su padre) cuando crecía.

Los padres raramente reciben palabras de agradecimiento de parte de sus hijos. Se debe a que el padre realiza un rol diferente a la madre. El niño se cae de la bicicleta y se raspa la rodilla. La madre lo besa y lo arrulla hasta que se siente mejor. El padre, en cambio, le pone una bandita sobre la raspadura y le dice que vuelva a montar la bicicleta.

Las madres ponen misericordia en la familia. El padre, la justicia. “¡Espera a que llegue tu padre!” Todos temen estar cerca del juez.

Gánese el Respeto de su Padre

El amor y la admiración de una madre son incondicionales. El amor del padre también lo es, pero usted debe ganarse su respeto. Los hijos se esfuerzan por otorgarle ese respeto y lo siguen haciendo después de grandes.

A usted le aumentan el sueldo y lo promueven. Se gana un premio o consigue publicar un libro. Llama a sus padres para decírselo. Se lo dice a su madre porque sabe que eso la complacerá. Se lo cuenta a su padre para tener su aprobación. El mundo parece un poco mejor cada vez que un hijo obtiene logros significativos al tratar de ganar la aprobación de su padre.

Los hijos acuden a sus padres para obtener ayuda y consejo. El padre tiene la respuesta. Con mis cincuenta años de edad, aún llamo a mi padre para que me aconseje porque todavía él tiene la respuesta. ¿En cuanto a mis hijos?

Mi hijo menor trabajaba ordenando libros en los estantes de la biblioteca como proyecto del Eagle Scout. Él y su hermano mayor (en edad universitaria) debían recoger una carretilla de material de la biblioteca y llevarlo a una carpintería del lugar. Lo harían en el vehículo de la familia.

La carga pesaba 420 libras. Después de pasarse noventa minutos tratando de subirla inútilmente, llamaron a su padre al trabajo. “¿Puedes ayudarnos?” Papá tomó de su tiempo personal y se dirigió a la biblioteca. Apenas llegó, examinó la situación. Quince minutos más tarde, con sólo los músculos de un padre cincuentón falto de ejercicio y dos jóvenes, la carga estaba dentro del vehículo.  El padre sabía cómo hacerlo. Los hijos quedaron gratamente asombrados al comprobar que su progenitor aún estaba vigente.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.