Home > Archives > La Biblia Dice >
.
El Candidato Perfecto
.
Foto: Carole Nickerson
Para aquellos que vivimos en los Estados Unidos la elección presidencial ha captado nuestra atención durante este año. Como cada una de las elecciones que puedo recordar, ha habido comentarios negativos entre los candidatos.

Parece que cada aspecto en la vida de un candidato está abierto para la inspección de los demás candidatos y del público. ¿Cuál de todos es el más capacitado? ¿Quiénes son sus asociados? ¿Qué estarán escondiendo en sus armarios? Los mensajes del candidato y su lenguaje facial y corporal, son examinados al revés y al derecho. Hay muy poco en él que no sea disecado y examinado a plenitud.

Jesús escogió a los discípulos para ser líderes de su iglesia. Me parece intrigante pensar en cómo se comportarían los discípulos si se postularan como candidatos.

Existen los Santiagos y los Juanes, “hijos del trueno”, como solía llamarlos Jesús –rápidos para violentarse cuando se les ofendía. Ellos no ponen al frente a sus madres para tratar de ganar secretamente las primeras posiciones del poder político.

Luego está Pedro. Pedro el impulsivo, el tipo que nunca se sabe con qué va a salir, valiente y seguro por fuera, pero que no se puede contar con él en una emergencia. Como dirían algunos, es el amigo perfecto cuando todo van bien.

Mateo Leví –es un tipo que no puede soportar que indagen demasiado en su pasado. Tiene negocios sombríos, como también compañeros con cosas escondidas en sus armarios.

Tomás, conocido por su pesimismo y su personalidad llena de dudas, es un tipo proclive a desconfiar incluso de sus propios amigos.

Natanael parecía ser un buen tipo, pero su prejuicio hacia las personas de ciertos lugares del país, hizo que muchas de ellas se sintieran ofendidas.

Debido a todas estas cosas exteriores, ellos eran un grupo de rudos candidatos sin las calificaciones como para dirigir la joven iglesia después de la partida de Jesús.  No estaban capacitados. Sencilla y llanamente. Entonces, ¿por qué los escogió Jesús?

Disponibilidad para Seguirlo

Pienso que la respuesta a esa pregunta se encuentra no en los hombres en sí, sino en Jesús mismo. Jesús se acercó a ellos y les dijo: “Vengan, síganme” (Mateo 4:19, 9:9, Juan 1:43).  Y ellos lo siguieron, y a pesar de sus rasgos defectuosos de carácter y de sus muchos errores, Jesús permaneció con ellos y ellos con Él. El único requisito que importó fue su disponibilidad para seguirlo. Mientras lo hacían, ellos se convirtieron en hombres valientes y fieles a quienes Jesús utilizó para predicar el evangelio a las naciones.

¿Se siente frustrado por su tendencia a decir cosas equivocadas en un momento inoportuno? ¿Es débil su fe? ¿A veces su temperamento logra arruinar lo mejor de usted? ¿Existen cosas en su pasado que lo hacen sentirse desalentado? ¿Muy en su interior, usted sabe que sus motivaciones no son siempre puras? ¿Existe prejuicio en su corazón que aún no quiere admitir? ¿Ha decepcionado a los demás cuando más esperaban contar con usted?

Se ha dicho que “Dios no llama a quienes están capacitados. Él capacita a quienes son llamados”. ¡Pienso que esa frase es extremadamente alentadora! Al igual que los discípulos, nuestra capacidad puede parecer lastimosamente escasa, pero así como ellos, ¡Jesús puede tomar nuestra disponibilidad para seguirlo y transformarnos en los candidatos perfectos para hacer la diferencia en Su nombre!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Leslie Olin. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.