Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Compañerismo Matrimonial
.
Fotografía: Dreamstime
¿Pensando en el matrimonio?

He estado casado por más de treinta años. Me tomó diez comprender de qué se trataba. El verdadero significado del matrimonio está en las Escrituras y en la tradición. En su carta a los Efesios, Pablo dice lo siguiente del matrimonio: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo” (Efesios 5:31). Dos personas llegan a ser una. No sólo en el sentido físico y mucho más que sólo en el sentido espiritual. El matrimonio es un compañerismo de por vida.

En una asociación de negocios cada socio habla por el otro. Varios socios hablan como una sola voz debido al propósito de su negocio. Son un sólo cuerpo dentro del negocio.

Las leyes tratan al esposo y a su cónyuge como una sola corporación. Los acuerdos realizados por uno de ellos se aplican a los dos. Cuando uno habla, es la mismísima voz del otro. En los comienzos de este país, algunos estados permitían que las mujeres se casaran para que ella votara en vez de su marido. Existía un voto por pareja y cada uno de ellos lo podía hacer.

“Una sola carne” es la base de los privilegios conyugales. La esposa no puede ser obligada a testificar y, más aún, no puede obligársele a testificar en contra de usted. Si dos personas son “una sola carne”, sería considerado como una auto-incriminación.

Raro en el Mundo Individualista de Hoy

El concepto parece ser raro en el mundo individualista de hoy: Ese tipo de relación requiere compromiso y confianza profundos. Significa que su vida ya no tiene que ver solamente con usted. El ver a su cónyuge como una extensión de usted mismo, hace que las cosas cambien. La gente sana no se miente, no se engaña y no se golpea a sí misma. Usted no debe hacerle esas cosas a su cónyuge ni él a usted. Las propiedades en común también entran en esto. Si dos personas son una sola, entonces comparten todo lo que tienen.

No existe nada más íntimo que el sexo, así que usted lo comparte solamente con su cónyuge; es decir, con su esposo o esposa. Los hijos, el producto en conjunto entre un hombre y una mujer, son la máxima expresión de compartir. Desvíese del matrimonio y usted excluirá a su cónyuge de esa experiencia. Siendo que su cónyuge es parte de usted, significa que usted estaría excluyendo a una parte de usted mismo. Visto de este modo, puede darse cuenta por qué el adulterio es algo tan destructivo.

El matrimonio no destruye la individualidad, pero usted debe tener en cuenta a su cónyuge en su accionar diario. Si los dos son uno, quiere decir que cuando usted hace algo, su cónyuge en cierto sentido también lo hace. Y cuando su cónyuge hace algo, usted también está involucrado.

El matrimonio es un trabajo difícil. Implica una base de confianza construida sobre el compromiso de crear un futuro en conjunto, en vez de una vida en solitario. Ponga todo el corazón en ello junto a su pareja y tórnelo en un amor profundo y duradero, que sobrepase la mera atracción física.

Cuando dos llegan a ser una sola persona –realmente una– el todo es mucho más que meras partes.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.