Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Rocas Ásperas
.
Fotografía: Studiomill
Cuando tenía ocho años de edad mi madre me regaló una máquina para pulir piedras –en inglés se llama Rock Tumbler–. Venía con una bolsa llena de piedras horribles, ásperas y filudas, y una bolsa llena de arena. La idea era echar las piedras, la arena y un poco de agua dentro de la máquina, conectarla y dejarla retumbar y girar durante 24 horas. Después de haberse completado el tiempo de espera, abrí la tapa y quedé asombrada al descubrir un montón de piedras hermosas, brillantes y fabulosas que podría utilizar en innumerables manualidades.

Como cristiana recién convertida, pensaba que el proceso de la santificación o el llegar a ser como Cristo, era igual. Rociaba un poco de polvo mágico sobre mí, decía unas cuantas oraciones y dentro de un espacio relativamente corto, podría ser como Él. ¿Acaso no nos dice el Señor “…sean, pues, santos, porque Yo soy santo?” (Levítico 11:45). Está bastante claro.

Transformados

Veinticinco años después todavía sigo diciéndole cosas hirientes a mi esposo, perdiendo el temperamento con mis hijos, hablando a espaldas de otras personas y teniendo pensamientos que hacen erizar los cabellos. Pero lo que sí he aprendido es que esto es un proceso. Me gustan las palabras que utiliza Pablo en 2 Corintios 3:18:  “Así, todos nosotros… somos transformados a su semejanza con más y más gloria…”  Transformados. Es una palabra que da vueltas en mi mente.

En vez de ser una piedra dentro de la máquina pulidora –que nos puede cambiar rápidamente–, pienso que soy como una roca que pasará años y años dando tumbos en un río. El agua de aquel río a veces es lenta, pero otras, ruge en su torrente. Doy tumbos a través de las experiencias de la vida y en ocasiones me golpeo contra otras piedras o ramas atrapadas en un recodo. Pero con cada movimiento llego a ser más suave. Con cada fracaso o éxito, una orilla de mí se vuelve más tersa. Con cada dificultad, llego a ser más parecida a una gema preciosa.

Mi oración es que en aquel día, cuando el Señor regrese para llevarme a su lado, él sienta que estoy “…un poco más suave en (Sus) manos.”1

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Joelle Reed. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.

1 "River God" del álbum titulado Wide Eyed, de Nichole Nordeman.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.