Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Día a Día
.
Fotografía: Ariel Bravy
“La temperatura está sobre cero,” reportó Mark antes de irse al trabajo. “Ayer estuvo bajo cero.” 

¿Cómo se tiene una actitud tan positiva en medio de uno de los inviernos más largos, fríos y lluviosos que hemos tenido en Iowa en varios años? Es decir, ¿no es cierto que sobre cero es más tibiecito que bajo cero? Es un mejoramiento. Es avanzar en la dirección correcta. Es como un grado de esperanza que nos dice que la primavera ya se acerca. Un grado a la vez. Lo cierto es que Dios sabe mejor cuál es la temperatura correcta y cuánta cantidad de lluvia necesita la tierra. Por supuesto que yo prefiero los 60 grados de temperatura. Y, claro, una tormenta eléctrica sería muy bienvenida a cambio de nuestras ventiscas. ¿Pero quién soy yo para decidir lo que es mejor? ¡Me regocijo al saber que la primavera está en camino!

Pensar acerca de la llegada de la primavera hizo que pensara en la venida de Jesús. A veces, el tiempo de espera nos parece muy largo, muy frío y muy oscuro. Algunos días pueden sentirse como si estuviéramos bajo cero. Pero si lo vemos como si tuviéramos aunque sea un grado más, entonces podemos sentir algo de esperanza. Esperanza por aquel esperado día en que a través de las oscuras nubes vendrá la luz y brillantez del Hijo de Dios, acompañado de innumerables ángeles. Cuando las tumbas se abrirán y aquellos que habían muerto serán levantados en el aire para encontrarse con Él, sintiendo Su calidéz y seguridad, ¡rumbo al hogar de la eterna primavera!

¿Cómo luce su día? Si es un gran día, ¡alégrese y póngase contento de que así sea! Si está algo congelado por los desafíos de la vida, recuerde que este día nos acerca al día final. Si no existiera este día en particular, nunca llegaría aquel que anhelamos. Mientras esperamos, recordemos las hermosas plabras del himno Día a Día.

Día a día y cada momento que pasa
encuentro fuerza para enfrentar los desafíos,
con el sabio favor de mi Padre
no siento preocupación ni temor…

...Ayúdame, Señor, con el arduo trabajo y los problemas
para tomarlos siempre como si vinieran de la mano de un Padre.
Uno a uno, los días, los fugaces momentos,
hasta alcanzar la Tierra Prometida* 

(*Traducido)

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.



SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.