Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Dios en la Correa
.
Foto: Yap Hong Chan
Los sábados de tarde sacamos a pasea a nuestro perro para que tenga aventuras especiales. Gozamos del aire fresco y del sol manejando hasta un parque o un lago cercanos. Durante este particular paseo, fuimos hasta uno de ellos y caminamos mientras él seguía el rastro. Cumpliendo con las reglas del parque, Teddy caminaba junto a nosotros atado a la correa entre caminitos y palmeras. Vimos un armadillo muerto, varios buitres gozando de la carnada y por lo menos cuatro hermosos perros rastreadores. Ese era un césped nuevo para nuestro perro y parecía un poco desconcertado y hasta estimulado por el panorama y sus aromas.

Siendo que éramos los únicos en aquel sendero y nuestro perro generalmente permanece cerca nuestro, mi marido lo liberó unos minutos de su correa. Luego que habíamos caminado lo suficiente y cuando ya empezábamos a ser atacados por los mosquitos del lugar, dimos la vuelta rumbo al estacionamiento. Teddy apenas había estado sin la correa cuando avanzó hacia el costado de mi esposo y prácticamente puso su cuello dentro de aquel artículo tan familiar. Tal vez haya sido debido a los buitres que revoloteaban por el parque o a la incertidumbre que le ocasionaban los sonidos a su alrededor. Parecía que nuestro perro deseaba que Tim atara de nuevo la correa a su collar, aún cuando tenía la oportunidad de gozar de libertad. “Puedo detectar cierta analogía en ello,” dije, y comencé a pensar acerca de cómo algunos cristianos no pueden gozar de su libertad confiando en sus “correas” o reglas que los hacen sentirse seguros.

¿Quién es el que Dirige esta Caminata?

“Tal vez Teddy crea que YO estoy en su correa,” comentó Tim, mientras la ataba a su cuello. Ese fue un momento de iluminación intrigante. ¿Realmente creo que Dios está en la correa –no sólo en emergencias y cuando oro, sino a través de nuestra relación? ¿Me aseguro de que Él está conmigo cuando los “buitres” circundan mi sendero y doy la vuelta para escapar? ¿Quién es el que dirige la caminata de mi vida?

Conocer a Jesús y Su verdad me han hecho verdaderamente libre (Juan 8:32, 36). Pero también reconozco que Él es el Señor de mi vida.  Mateo 16: 24, en la versión bíblica Traducción en Lenguaje Actual, dice que Dios desea que andemos juntos: “‘Si ustedes quieren ser mis discípulos, tienen que olvidarse de hacer su propia voluntad. Tienen que estar dispuestos a morir en una cruz y a hacer lo que yo les diga.”

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Karen Spruill, M.A. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.