Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
El Día Más Feliz de mi Vida
.
Fotografía: Dreamstime
Al sentarme junto a mi nueva cuñada, pude darme cuenta que estaba preocupada. Era el día de su boda y las cosas no iban nada bien.

El disckockey contratado para proporcionar la música del evento había llegado un tanto achispado, insultando a los huéspedes. Los hermanos de la novia se deleitaban particularmente en molestar a su hermana menor. Mi hermano –quien sería su esposo–, estaba ocupado atendiendo aquellas cosas que sus hermanos harían; pero que habían olvidado por estar más preocupados en molestar a su hermana menor. En resumen, era un día de bodas bastante típico.

“Relájate”, le dije al sentarme a su lado. “Aquello que no está resultando, no es tan importante. El próximo año te reirás de ello.”

Me dio una mirada de la que podían saltar chispas. “Este, según mis amigas, se supone que sea el día más feliz de mi vida.”

Suspiré. “Aunque todo fuera perfecto, querrías que tus amigas estuvieran equivocadas.”

“¿Qué quieres decir?” –preguntó, asustada.

“Si este es el día más feliz de tu vida, entonces todo lo que venga después será decepcionante. Irá cuesta abajo.  Y es posible que estés viva por unos sesenta a ochenta años. Y no deseas vivir así.”

“Es verdad” –dijo.

“Además, debe haber por lo menos una docena de días más felices aún que la boda”, agregué.

Ahora sí que mi cuñada parecía intrigada. ¿Qué podría ser más feliz que el día de su matrimonio?

Días Especiales

“Cuando por primera vez acurrucas en tus brazos a tu primer hijo”, comencé con mis dedos entrelazados. “Cada vez que tomas en tus brazos a un nuevo bebé. Cada vez que uno de tus hijos se gradúe de la escuela. Cuando ellos se gradúen de la universidad o del instituto. El día de sus bodas. Cuando tengas tu primer nieto… y todo lo demás”. Ví a mi esposa pasar junto a nosotros. “Tu décimo o duodécimo-quinto aniversario de bodas. Cada vez que tu esposo lleve a cabo algo grandioso –cuando obtenga su diploma, comience un negocio, reciba un premio–. Lo que sea.”

Sonrió y dijo: “Me convenciste.”

Eso sucedió hace ya varios años. Ella y mi hermano tienen cuatro hijos y acaban de cumplir su duodécimo-quinto aniversario de bodas. A veces bromeo con ella acerca de lo que le dije aquel día. Ahora sí me cree.

Los cuentos populares a menudo terminan en boda y con la típica frase “y vivieron felices para siempre.” La realidad es que el matrimonio demanda bastante trabajo y un montón de sube y baja.  Vivir felices para siempre no es un estado de beatitud contínua, sino un grupo de días magníficos a través del matrimonio que no podrían haber sido posible si usted viviera solo y para usted mismo. Si en realidad el día de la boda es el día más feliz del matrimonio, puede que lo que construya durante ese día la futura familia ¡llegue a ser sólo uno más de los muchos días felices de su matrimonio!

La boda no es el fin de la historia. Es el comienzo de una verdadera aventura.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.