Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Asunto de Vida o Muerte
.
Fotografía: Dreamstime
Cuando pienso en la Pascua y en la celebración de la resurrección de Jesús, pienso también en que no habría resurrección si primero no hubiera habido muerte.

La muerte es algo que tiene que ver completamente con Satanás. No piense que Dios es responsable de la muerte. Los seres humanos nunca fueron creados para experimentar el dolor y la separación que acarrea la muerte. Fuimos creados para disfrutar de las relaciones personales y de la unidad eterna.

Cuando el mal estropeó el plan de Dios, Él vino a nosotros con el Remedio… una forma de asegurar que la humanidad pudiera estar a salvo eternamente y vivir con Dios. Irónicamente, la única manera de derrotar a Satanás en su propio juego fue a través de la muerte de Jesús. Jesús murió por la vida de cada ser humano. ¡Él pagó el precio del rescate por toda la humanidad!

Debido a este hecho asombroso puedo tener la total esperanza en mi futuro. Al creer y aceptarlo, mi destino eterno es seguro. Y aquel plan de estar para siempre con Dios se transforma en el ancla de mi vida. Es la estrella que me guía. Hace que mantenga el enfoque en las cosas eternas que realmente son importantes. Me guía diariamente al estudio de la Palabra de Dios.

Por culpa de Satanás, cada una de las personas que viven en este planeta están destinadas a morir, incluyéndome a mí… a menos que Jesús venga primero.  Pero no me preocupo de la muerte porque he aceptado la muerte de Jesús. Cuando deje de existir, parecerá que de inmediato veré a Jesús cara a cara. ¿Qué otro futuro más brillante podría desear?

Ni Dolor, ni Tristeza, ni Soledad

Ya no habrá más dolor, ni tristeza, ni soledad para aquellos que mueran –no más conocimiento de las luchas de la vida. Son los que quedan atrás los que deberán lidiar con la pena de la pérdida. Pero siendo que Dios es el Creador Magistral del universo, debo aceptar que Dios también será el Sanador Magistral de mis seres queridos cuando yo muera –y también el mío cuando pierda a uno de mis amados.

Jesús, dijo: “Dichosos los que lloran, porque serán consolados” (Mateo 5:4). Dios es el Dios de toda consolación (2 Corintios 1:3). El mayor plan de Dios es enjugar toda lágrima de nuestros ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor (Apocalipsis 21:4). Aquellas cosas no pueden existir en la presencia de Dios. Es algo que tiene que ver completamente con Satanás.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Brenda Dickerson. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.