Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Aritmética Parental
.
Foto: Andres Rodriguez
El médico de su niño le dice que este tiene un grave problema de salud. Podría ser mortal si no se somete a un costoso tratamiento. Usted…

Piensa que es demasiado costoso. Cree que es mucho más importante comprar un carro nuevo para la familia.

Paga lo que cueste el tratamiento aunque deba vender la casa y quedar enormemente endeudado.

Para la mayoría de los padres este no es ningún dilema. Usted hace lo sea por su hijo. Aunque su seguro medico no cubra los gastos o tenga que hacer grandes sacrificios para conseguir el dinero, la vida de su hijo no puede ser medida por una cifra de dinero.

Supongamos que el médico de su hijo le dijera que existe sólo un veinte por ciento de probabilidades que el tratamiento dé buenos resultados. ¿Cambiaría su decisión? Probablemente, no. Se trata de su hijo. Usted lo toma como algo que debe hacer para que tenga futuro. Usted hará lo que sea, cualquier sacrificio personal. Tal vez no parezca nada racional; pero así es como funciona la aritmética parental.

En lugar de eso suponga que su hijo adolescente se mete en serios problemas con la justicia. Hizo algo tonto, desconsiderado y desacertado. Las consecuencias fueron serias –alguien resultó muerto. Su hijo puede haber seguido un mal ejemplo, pero resultó implicado –ante los ojos de la justicia– es culpable. ¿Se desligaría de todo, o buscaría los recursos para ayudarlo?

Pedir Clemencia

Muy pocos padres abandonarían a sus hijos, a menos después de una extrema provocación.  Especialmente si por primera vez se meten en problemas. Usted haría cualquier cosa que esté a su alcance para ayudarlo. Pasaría mucho tiempo en los tribunales de justicia; utilizaría sus ahorros para conseguir la mejor representación legal; trataría de aminorar las circunstancias; pediría clemencia.

Al igual que con un niño enfermo, usted haría cualquier cosa por ayudar a su hijo.

¿Se ha convencido de agotar sus ingresos para ayudar a su hijo en problemas? ¿Qué habría hecho para que su hijo no se hubiera metido nunca en problemas?

Generalmente, cuando un adolescente se mete en problemas es debido a que sus padres estuvieron demasiado ocupados como para preocuparse por él. Uno de los padres puede tener problemas de salud o estar demasiado ocupado en su trabajo o, simplemente, no prestarle ninguna atención. Desatendieron a su hijo –tal vez no físicamente, pero sí emocionalmente. Fallaron en advertir que su hijo jugaba con el peligro hasta que ya era demasiado tarde –y todo lo que debían hacer era salvarlo.

Toma muy poco involucrarse con los hijos. Pase tiempo con ellos. Asistan juntos a la iglesia. Pase por lo menos una noche a la semana compartiendo una de las actividades preferidas de sus niños; ya sea deportivas, con el club de conquistadores o en algún grupo de su iglesia. Disfruten aunque sea de una cena a la semana en familia y utilicen ese tiempo para conversar de sus amigos y de sus quehaceres.

Piense en ello como si se tratara de la conservación preventiva de su familia –tan seguido como lo hace al cambiar el aceite o el filtro de su carro. El tiempo que sacrifique ahora puede detener un deterioro en el futuro, haciéndolo ahorrar un costoso tratamiento de salvación.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Mark Lardas. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.