Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Silenciando a los Ángeles
.
Fotografia: Stock.xchng
“¿No son todos los ángeles espíritus dedicados al servicio divino, enviados para ayudar a los que han de heredar la salvación?” (Hebreos 1:14).

Ángeles. ¡Qué creación tan fascinante! Viven en el cielo, pero trabajan entre nosotros. Ven todas nuestros defectos, pero siguen acudiendo en nuestra ayuda. A la orden de su Comandante, están listos para detener un coche, ayudar a un médico, susurrar una advertencia y combatir al enemigo, que también es un ángel. Sobresalen en facultades mentales, fuerza física y estrategia espiritual.

No cabe duda de ello. Comparados con los ángeles, estamos bastante cojos. Pueden pensar más rápido, correr (volar) más velozmente, aparecer y desaparecer, idear planes estratégicos más allá de nuestra comprensión, pueden cantar notas que nuestros oídos no han sido bendecidos para escuchar y nunca se cansan de llevar a cabo cada misión dada por su Comandante.

Sin embargo, hay una cosa que nos diferencia de los ángeles.  Algo que puede silenciarlos completamente. Cuando aquel día en que lleguemos al cielo y estemos en la presencia de Dios, inclinándonos ante Jesús y poniendo nuestras coronas sobre sus pies, los ángeles retrocederán. No habrá necesidad de misiones de rescate, batallas invisibles ni vigilias en los hospitales. Su obra en la tierra habrá terminado y cuando vean la multitud de redimidos que estará enfrente de ellos, plegarán sus alas y escucharán en silencio. Estarán atentos porque irán a escuchar lo que esperaron oír durante millones de años. Estarán a punto de escuchar la historia de la redención que también los redimirá a ellos. Comprenderán lo que significa realmente ser redimidos.

No Querrán Perderse Nada

Cada historia será única y cada persona estará llena de agradecimiento y alabanzas para Jesús mientras miran a su Salvador personal. Los ángeles, que siempre estuvieron sirviendo a Jesús, observarán en silencio a una raza embelesada y el gozo de la salvación florecerá en sus corazones y voces. Los ángeles que han sido fieles obreros en la causa de la salvación, observarán el cumplimiento de ello en quienes ayudaron en la tierra, y no querrán perderse nada.

Será maravilloso escuchar todas aquellas asombrosas y emocionantes historias que los ángeles nos contarán acerca de cómo nos ayudaron. Y más maravilloso aún será que nos hablen de lo que ha significado para ellos vivir en la presencia de Dios desde la creación. Será inspirador escuchar acerca de su lealtad durante la rebelión de Lucifer. Pero sus historias por extraordinarias que sean, palidecerán en comparación a la historia de nuestra redención.

El autor de himnos, Johnson Oatman, escribió lo siguiente: “Santo, Santo, es lo que cantan los ángeles; Y yo espero ayudarlos para que las cortes del cielo resuenen. Pero cuando yo cante sobre la historia de mi redención, ellos plegarán sus alas. Porque los ángeles nunca han experimentado el gozo que brinda la salvación.”

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.