Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Paz en mi Corazón
.
Fotografía: Ben Heys
“Yo tengo gozo, gozo en mi corazón,
en mi corazón, en mi corazón.

Yo tengo gozo, gozo en mi corazón,
siempre, en mi corazón.”


¿Cuántas veces he cantado este clásico corito infantil? Pero no fue hasta que me llegué a ser adulto y sentí las presiones de la vida que realmente medité en sus palabras. Me di cuenta que la letra era más que simplemente un trabalenguas para niños pequeños. Provienen directamente de Filipenses 4:7, que dice: “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”

Últimamente he estado pensando mucho acerca de la paz. Al hacer mi lista de oración diaria, reconozco que esa paz es el hilo que une mis pedidos, ya sea personales o para los demás. Con todo el ajetreo del mundo actual, horarios repletos, grandes tensiones y corazones heridos, una oración por la paz siempre viene bien.

De acuerdo a la Biblia, la paz verdadera sólo proviene de Dios:

“El Señor fortalece a su pueblo; el Señor bendice a su pueblo con la paz” (Salmos 29:11).

“La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como da el mundo. No se angustien ni se acobarden” (Juan 14:27).

La paz será nuestra cuando permitamos que el Espíritu Santo controle nuestras mentes.

“La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz” (Romanos 8:6).

¿Cómo es la Paz de Dios?

¿Cómo es la paz de Dios en nuestras vidas y corazones? Me gustaría poder decir que los poseedores de la paz disfrutan de una existencia perfecta, libre de estrés. Desafortunadamente, ese no es el caso. Satanás puede redoblar sus esfuerzos para causarnos problemas cuando nos ve firmemente en el terreno de Dios. Jesús mismo nos dice que esperemos tener problemas: “Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

La buena noticia es que nuestros problemas no nos harán tropezar cuando estamos cobijados por la paz de Dios en nuestros corazones. David, un hombre que supo más de asuntos de guerra y disensión, escribió: “Los que aman tu ley disfrutan de gran bienestar, y nada los hace tropezar” (Salmos 119:165).

Aunque el mundo se venga abajo a nuestro alrededor y toda lógica diga que nosotros también nos derrumbaremos con él, preferimos gozarnos en la calma interior, sabiendo que Dios está en control de todo. Pienso que por eso se dice “paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento”.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Hannah Henry. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.