Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Las Criaturas de Dios
.
Fotografía: Studiomill
En medio de la creciente crisis hipotecaria de la nación, una nueva víctima ha surgido recientemente. Además del número de propietarios de casas que están prácticamente en la calle con créditos desastrosos mientras los bancos hacen juicios hipotecarios con sus préstamos sin pagar, llegan estos amigos peludos y los no tanto. 

Inspectores y corredores de propiedades y bienes raíces que entran a las casas abandonadas encontrándolas literalmente deshechas –¡sistemas eléctricos destrozados, alfombras echas jirones y hoyos en las paredes! Tan triste como parezca esa escena, peor aún son las de las tortugas, conejos y lagartos encontrados en los dormitories de los niños, gatos en los garajes y perros atados a árboles en los patios de las casas. Tristemente, a muchos de esos animales es casi imposible salvarlos.

Otras mascotas son dejadas sueltas en granjas o dondequiera sea conveniente. Los refugios para animales están repletos en algunas áreas del valle central de California, donde el número de hipotecas es excepcionalmente alto. E, incluso, los caballos han sido abandonados en el desierto de Arizona por propietarios desesperados que enfrentan el desahucio. Más de 500 corceles fueron encontrados vagando sin hogar, entre la sabia y los cactus durante el año 2007.

Situación Inmerecida

Imagino a Dios lleno de compasión por estas criaturas desvalidas y en situación inmerecida. A través de las escrituras nuestro Creador utilizó a los animales, a los pájaros y a los peces en forma extraordinaria, como demostrando el cuidado especial que el Señor tiene hacia ellos.

En Números 22 Dios hace que el burro de Balaam hable (sí, ¡y habló de verdad!) luego que el terco profeta golpeara a su fiel animal en tres ocasiones.

En 1 Reyes 17:1-7 Dios envió a cuervos –por la mañana y por la tarde–, para que llevaran pan y carne en sus picos al profeta Elías que se encontraba cerca de un arroyo.

Cuando el profeta Jonás fue lanzado al mar luego de negarse a obedecer la orden del Señor, Dios preparó un gran pez para que se lo tragara. Luego de tres largos días, ¡el pez vomitó su sabroso bocado sobre tierra firme! ¡No es de sorprender que Jonás obedeciera inmediatamente la segunda orden de Dios! (Jonás 1:17–2:10).

En Exodo (capítulo 23), Dios ordena que haya un año sabático, uno de descanso por cada siete años, para que los pobres y los animales salvajes pudieran comer libremente (v.11). Y, durante el séptimo día, Dios ordenó que hubiera un cese del trabajo, de manera que el buey y el asno pudieran descansar (v.12), como también los esclavos y los extranjeros.

Jesús manifestó un cuidado especial por los cuervos en Lucas 12:24-25. “Fíjense en los cuervos: no siembran ni cosechan, ni tienen almacén ni granero; sin embargo, Dios los alimenta. ¡Cuánto más valen ustedes que las aves! ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?”

A través de la Biblia el Todopoderoso demostró el amor, el cuidado y la provisión para toda la creación. Pero mucho más preciosos que los pájaros y los animales ante el Señor, somos usted y yo, creados a su imagen.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.