Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Tiempo de Abstenerse
.
Fotografía:Alex Brosa
Cuando mi padre cumplió los veinticinco años, también era un veterano de la guerra. Reclutado a los dieciocho, abandonó su hogar para servir en el Signal Corps durante la Segunda Guerra mundial y utilizó aquel medio para realizar sus estudios universitarios. Comenzaba su carrera como arquitecto.

Para cuando yo tenía veinticinco años de edad, ya llevaba casado hacía cuatro años y trabajaba en mi primera obra como ingeniero. Había dejado mi hogar a los veinte, un año antes de que me casara.

Cuando mi hijo mayor cumplió los veinticinco, él… todavía vivía en casa. Bueno, no es justo que diga eso de él, porque dos días después de su vigésimo quinto cumpleaños se mudó de casa para comenzar su primer trabajo como ingeniero.

Como ingeniero, yo trabajo con tendencias. No estoy seguro de que me guste lo que observo aquí. Si esta tendencia continúa, los hijos de mis hijos abandonarán el nido alrededor de su cumpleaños número treinta. “¿Y qué hay de malo con eso?”, dirán algunos.

Es obvio para mí. Que todavía estén a su lado mis no-lo-bastante-adultos nietos ¡cuando mis hijos tengan sesenta!

Viviendo por Sí Solos

No es realmente eso lo que quiero decir. Pero los hijos no llegan a ser adultos hasta que están viviendo por sí solos, tomando sus propias decisiones de la vida cotidiana. Sabiendo eso, deberán tomar tiempo para hacer sus propias comidas o pasar hambre; la ropa sucia no aparece milagrosamente limpia sobre su cama a menos de que la lave y las utilidades tienen una forma inoportuna de estancarse a menos de que usted pague esas cuentas –todo esto tiende a enfocarse en un solo pensamiento. Especialmente después de la primera vez que usted lo olvidó.

Mi hijo del medio, que ya salió de la universidad, vive por primera vez en su departamento. El cambio que tuvo en sólo dos meses es notable. Es más independiente y más inclinado a hacer lo que realmente necesita, en vez de preguntar primero. Pero hay mucho más. Nuestros hijos están programados para ser productivos –para producir, para contribuir.

No importa la edad que tenga. Usted crecerá cuando transite por sí solo por el mundo. Las personas están mental y físicamente maduras al final de la adolescencia. Alargar la adolescencia de su hijo más allá de esa edad, no importa cuán satisfactorio sea en el ámbito personal, hará que realice un mal desempeño. La independencia tiene su propia dignidad y valor.

Nuestros hijos son más felices sabiendo que pueden pararse en sus propios pies y lograr cosas en la vida a través de sus propios esfuerzos. Por duro que pueda parecer, permita que sus hijos abandonen el nido.

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. . . tiempo de esparcir piedras y tiempo de juntarlas, tiempo de abrazar y tiempo de abstenerse de abrazar” (Eclesiastés 3:1 y 3:5).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.