Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Aburrimiento Invernal
.
Fotografía: Dreamstime
Se ha preguntado, usted, ¿qué hacer con sus hijos o nietos durante esos largos días de invierno? Cuando nuestra hija era pequeña vivimos dos años en un pueblecito sin mucho que ofrecer a las familias jóvenes. De modo que tenía que ser creativa –especialmente durante los meses de invierno.

Más abajo encontrará algunas ideas que inventamos y que llegaron a ser las favoritas de nuestra hija. No cuestan dinero, sólo tiempo y un poco de imaginación:

Construya un Teatro o un Fortín. Recuerdo un invierno cuando mi esposo volvió a casa con la caja vacía de una secadora de ropa. Entre mi hija y él construyeron una casita para jugar. Le hicieron puertas y ventanas y utilizaron marcadores de fieltro y figuritas adhesivas para decorar su interior. Metieron dentro a las muñecas favoritas de mi hija, a sus animales de peluche y su frazadita predilecta. Pasó horas jugando en la casita, sola y con nosotros. Golpéabamos la puertecita de cartón y el recreo comenzaba.

Represente una Historia Bíblica. Otra de nuestras actividades favoritas era representar las historias bíblicas. Como accesorios utilizábamos cualquier tipo de ropa y de artículos del hogar que tuviéramos a mano. No tenía que ser algo extravagante. Recuerdo una historia en que Cookie Monster del programa infantil Sesame Street fue el niñito Jesús, y en otra ocasión cuando los peces y los panes con que Jesús alimentó a la multitud eran de plástico. No siempre fue divertido; yo hacía que ella reviviera esas historias bíblicas y se quedaran en su memoria.

Jugando a ir de Compras. Para jugar a esto debía tener paciencia, ya que la cocina se desordenaba por un rato, pero nuestra hija nos rogaba que lo hiciéramos. Yo sacaba latas y fracos de comida envasada y ella las acomodaba como si fuera un supermercado. Usaba su creatividad para ordenar los artículos como quisiera, poniéndoles precio, lo que hizo que aprendiera cómo utilizar el dinero. Luego yo llegaba con mi bolsa de compras y comenzaba el juego. ¡Claro que de vez en cuando le pedía consejos al generente de algún supermercado!

Haciendo Galletas. A la mayoría de los niños les encanta cocinar. Sí, suele ser algo desordenado y usted debe morderse la lengua cuando una cucharadita de sal se convierte en un cuarto de taza –debiendo comenzar todo de nuevo.  Pero es un hermoso recuerdo. ¡No se puede comparar con nada aquel aroma de galletas recién horneadas!  Esto no solamente le enseñará a su niño acerca de las medidas correctas al cocinar, sino que pueden llevarle unas pocas galletas a los vecinos y de esta forma él descubrirá la alegría de compartir con los demás.

Merienda Puertas Adentro. Hicimos esto con comida verdadera y de jueguete. Desplegábamos nuestro mantel rojo y blanco sobre el suelo y colocábamos allí nuestro festín. Desde luego, las muñecas y los peluches eran nuestros invitados. Lo que más recuerdo de este juego son los momentos tranquilos que pasábamos, sentados en el suelo y charlando sin interrupciones.

Estas ideas son simples, pero no son lo que más importa. Lo que realmente importa es que momentos así conseguirán alejar a su hijo del televisor y a usted de su vida ocupada.  Lo destacable es que ellos crean un sentimiento hogareño.  Crean recuerdos –y durarán para siempre.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Nancy Canwell. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.