Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Desafío de Labores
.
Fotografia: Glenda Powers
Quehaceres domésticos. Toque el tema y es casi seguro que podrá ver a sus hijos cómo desaparecen. Las tareas domésticas no son un tema popular, pero deben ser realizadas para mantener el hogar funcionando de buena forma. He aquí algunos consejos para cerciorarse de que cada uno ponga de su parte:

1. Comience desde que son Pequeños – Si usted tiene hijos pequeños, pareciera que es más fácil que usted mismo realice las tareas. Sin embargo, si desea que obtengan una buena ética de trabajo cuando sean mayores, necesitará entrenarlos a temprana edad. A veces será necesario ayudarlos, dándoles una manito, pero luego esta práctica dejará grandes dividendos.

2. Confeccione un Horario Rotatorio – Mi esposa ha confeccionado un horario semanal para los quehaceres domésticos. Los deberes incluyen lavar los platos, barrer el piso, pasar la aspiradora y guardar la ropa recién lavada. A cada niño le toca realizar las tareas por lo menos una vez a la semana. (Esas pueden ser buenas o malas noticias para el niño, dependiendo de cuál labor debe realizar hoy). La consistencia en esta área puede alargarse al tratar de que las cosas se realicen.

3. El Frasco del Trabajo – Todos los domingos abrimos el “frasco del trabajo” y cada niño escoge un papelito con una tarea escrita. Aquel día, luego que todos han terminado sus tareas, salimos por ahí para darnos un gusto. Esta actividad es algo aparte de las tareas regulares ya planificadas y nos ayuda a realizar juntos aquellos quehaceres extra.

4. Que Paguen los Llorones – Tener un castigo específico para el “quejumbroso” puede frenar efectivamente la queja constante de algunos miembros de la familia. En nuestro hogar, el trabajo se realiza alegremente o se asignará una tarea adicional a las del “frasco del trabajo”. Generalmente, eso reduce las quejas malhumoradas.

5. Sea un Buen Ejemplo – Si usted se incluye en el horario de los quehaceres ayudará a sus hijos a entender que cada uno participará para completar las labores domésticas. Su actitud alegre al realizar las cosas puede afectar positivamente la forma en que sus hijos vean los trabajos que se les asignen a ellos.

6. No pague por ser parte de la familia – Ser miembro de una familia trae consigo responsabilidades. Una de esas responsabilidades es hacer nuestra parte. Cuando remuneramos a nuestros hijos por cada pequeña cosa que realicen, tal vez comiencen a sentir que se lo merecen. Muéstreles que está bien participar de la carga de los quehaceres domésticos de la familia sin ser recompensados cada vez que las debemos realizar.

7. Dé un día libre a cada miembro de la familia– Dios nos ha dado el día sábado por una razón… ¡descansar! Sus hijos necesitarán ese día libre, y usted también.

Realizar todas las labores domésticas puede ser un desafío, pero ser intencional en cuanto a la forma en que las llevamos a cabo puede hacer de su hogar un lugar más feliz y ordenado.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.