Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Cruce ese Puente
.
Fotografia:  Mike Norton
Se ha preguntado si es lo suficientemente bueno como para ser salvo?

Es que usted lo está haciendo bien. Se ha ofrecido para llevar comida caliente a los vagabundos de su ciudad. Asiste a la Escuela Sabática. No bebe, ni jura en vano, ni toma drogas, ni se junta con aquellos que sí lo hacen. Pero en su momento más honesto usted se pregunta si alguna vez llegará a ser lo suficientemente bueno. Tal vez usted no tenga una verdadera certeza en cuanto a la salvación.

En el libro titulado “Gospel Issues in Adventism” (Temas Evangélicos en el Adventistmo), el pastor Jack Sequeira escribe lo siguiente: “Siendo que aún luchamos con el problema del pecado no importa lo mucho que lo intentemos, algunos Adventistas cuestionan si su arrepentimiento ha sido verdaderamente genuino. Esto, en cambio, le ha quitado la certeza de la salvación a nuestro pueblo. De ahí que la mayoría de los Adventistas sean inseguros acerca de su salvación. El estudio llamado Value Genesis confirmó este hecho cuando la mayoría de nuestros jóvenes admitió que no estaban seguros de la salvación porque su conducta no cumplía con los altos estándares de Dios.”*

Si esta declaración describe lo que siente usted, lo alentamos. El apóstol Pablo explica que “así como una sola transgresión causó la condenación de todos, también un solo acto de justicia produjo la justificación que da vida a todos” (Romanos 5:18, NVI).

En otras palabras, debido al sacrificio que Jesús hizo en la cruz y si lo acepta como su Salvador personal, usted es salvo. PUNTO.

Por otro lado, usted nunca será lo suficientemente bueno como para ganar Su amor. Por el contrario, usted nunca será lo suficientemente malo como para borrar Su amor. Eso es gracia.

Entonces Pablo se pregunta si debemos seguir pecando “¿…para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?”  (Romanos 6:1-2, NVI). Otras traducciones lo dicen de esta manera: “¡Por supuesto que no!” (BLS), “¡De ningún modo!” (LBLA).

Pozo de Pecado

El punto es que en Cristo obtenemos la libertad del pecado. Después de todo, ¿por qué iba alguien a desear estar dentro de un pozo de pecado? Desde luego, esto no sugiere que jamás hagamos cosas malas. La Biblia nos recuerda que “todos hemos pecado…”

Imagine que está dentro de un elevador.  En Cristo, usted va hacia arriba, hacia el cielo. Habrá momentos en que caiga, pero mientras siga estando en el elevador podrá ser guiado a la dirección correcta. La próxima vez que usted se equivoque, recuerde que mientras permanezca en Cristo, podrá ser dirigido hacia el cielo.

Entonces, ¿de qué forma las obras encajan en la ecuación? Considere lo siguiente: Cuando el Golden Gate Bridge fue construído, inicialmente no había ninguna protección bajo el puente. Durante la primera fase de aquella construcción, 23 hombres cayeron al vacío, muriendo.

Finalmente, un brillante ingeniero sugirió que debían suspender una red bajo el puente. La red fue instalada por el módico precio de $100.000.

Durante la segunda parte de la construcción diez hombres cayeron al vacío. Todos se salvaron debido a la red. ¡Pero lo que me asombra es que la producción aumentó en un 25 por ciento durante la segunda parte de ella! ¿Por qué? Porque una vez que las personas supieron que podrían trabajar –e incluso, caerse– sin el temor de morir, fueron mucho más productivos. Realizaron mucho mejor su trabajo.

Su Salvador no quiere que usted viva temiendo caer al vacío. Él quiere que usted sepa que existe una red en forma de cruz extendida bajo sus pies, asegurándole la salvación. Y con esa certeza usted puede trabajar mucho más eficientemente. De modo que en el nombre de Jesús, ¡realice su trabajo!*

Citado en http://www.jacksequeira.org/issue02.htm

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Karl Haffner. Reimpreso con el permiso de North Pacific Union Gleaner, junio 2007.
Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de las versions NUEVA VERSION INTERNACIONAL © 1999, BIBLIA EN LENGUAJE SENCILLO © 2000 y LA BIBLIA DE LAS AMERICAS © 1997.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.