Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Enfrentando la Luz
.
Fotografia: Andi Berger
“El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?” (Salmos 27:1). 


Una mañana, un pequeño niño que vivía en una granja de Dakota del Norte, se despertó con un dolor muy fuerte. Reconociendo que su hijo estaba a punto de morir, sus padres se alarmaron mucho. Lo llevaron rápidamente hasta el hospital más cercano que quedaba a unas 75 millas de distancia, donde se les comunicó que se le había reventado el apéndice. Convirtiéndose en peritonitis, el veneno de esta condición se esparcía rápidamente por su organismo. Los médicos enseguida le pusieron un tubo en el costado para extraerle la toxina mortal. Los días febriles se convirtieron en semanas espantosas. 

Milagrosamente, el niño sobrevivió. Durante largos meses de aislamiento y recuperación en la finca de su familia, el niño tuvo la convicción de que Dios lo había salvado. “Me parecía que Dios me estaba dado una segunda oportunidad en la vida y oré para que me utilizara de la manera que más le agradara a Él”, escribiría más tarde. 

Acordeón 

Para pasar el tiempo, el niño comenzó a tocar el viejo acordeón de su padre. Mientras más tocaba, más le gustaba. Si no hubiera sido por esa terrible experiencia, el niño tal vez jamás hubiera desarrollado el interés por la música. Pero logró emerger de esa prueba con una fe profunda en Dios y mucha confianza en sí mismo. Siguiendo su interés por el acordeón, Lawrence Welk dejó su granja en Dakota del Norte y se convirtió en músico y en el talentoso conductor de uno de los programas de televisión más populares de Estados Unidos. 

La clave del éxito de Welk fue escoger enfrentar la luz en vez de maldecir la oscuridad. La Escritura nos recuerda constantemente no adoptar la postura de “víctima” en la vida. Cuando nos encontremos en medio de la adversidad y la dificultad, se nos insta a mantener la confianza en que las nubes se irán, que la oscuridad cederá al alba y que el poder de Dios es ilimitado. Preste atención a estos versículos bíblicos (todos extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL): 

Isaías 41:10: “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios.” 

Salmos 30:5: “Si por la noche hay llanto, por la mañana habrá gritos de alegría.” 

Salmos 118:6: “El Señor está conmigo, y no tengo miedo; ¿qué me puede hacer un simple mortal?” Enfrentar la luz abre las ventanas del alma, permitiendo que la gracia majestuosa de Dios fluya libre y creativamente en nuestras vidas. 

Cuando las tinieblas amenacen sepultarte, asóciate con Dios y permite que brille Su luz. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Victor M. Parachin. Extracto utilizado con el permiso de "Fit Forever,", compilado por Kay Kuzma, Publicadora Review and Herald. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.