Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Desperté
.
Fotografia: Dreamstime
Cheryl, mi hermana mayor, era una excelente estudiante. Cuando estaba en la escuela secundaria pegó un cartel en la pared que quedaba justo sobre su escritorio, y que decía así: “Dormiré lo suficiente cuando esté en la tumba”. Creo que Benjamin Franklin fue el autor de ese adagio y Cheryl lo atesoró en su corazón mientras se quedaba estudiando hasta altas horas de la noche. Le brindó excelentes beneficios. Se graduó con honores y se ganó un título docente. 

La otra noche, al no poder conciliar el sueño, me puse a pensar en ese cartel. Desperté a las 3 de la madrugada como si hubiera estado durmiendo toda una semana. Me sentía totalmente alerta. Así que me levanté y me senté en un sillón de la sala. Tal vez allí me darían ganas de dormir. No fue así. Entonces encendí el televisor y puse el canal de programación religiosa. Tal vez viendo algún programa de televisión me devolvería el sueño –reflexioné. Pero el sermón que escuché no logró hacerme dormir. El que hablaba era un excelente orador que me inspiró con su mensaje. Después, vino un programa musical, que también fue una bendición maravillosa. Aún despierta, decidí pasar un momento en oración. ¡Ajá! –pensé–, quizás Dios me despertó para ésto. De manera que oré por un grupo de personas, incluyéndome también. 

Finalmente, miré por la ventana y me dí cuenta que ya había llegado el alba. “Fantástico,” me lamenté. “Ahora estaré cansada todo el día”. ¡Pero no fue así! Aquellos encuentros inspiradores me proporcionaron el tipo de descanso que jamás hubiera logrado en mi cama. ¡Me sentía revitalizada! 

Sueño Espiritual 

Sí, “dormiré lo suficiente cuando esté en la tumba”. Pero eso tiene que ver mucho más con el sueño espiritual. ¿Está desperdiciando su vida en un sueño espiritual? ¿Está perdiendo momentos activos con Jesús mientras usted duerme espiritualmente? Si ese es el caso, he aquí algunas sugerencias para lograr que su espíritu despierte: 

1) Apague el televisor (o póngalo en un canal de programación religiosa)
 
2) Únase a un grupo de oración o estudio bíblico, ¡aunque usted mismo tenga que comenzarlo! 

3) Camine al aire libre cada día. Ore por otros mientras camina. 

4) Pídale a Dios que le conceda encuentros divinos con Él. 

“Pero Jesús siempre buscaba un lugar para estar solo y orar” (Lucas 5:16). Siga el ejemplo de Jesús, revitalícese y comience su día en oración. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Gwen Simmons. Derechos © 2008 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión BIBLIA EN LENGUAJE SENCILLO © 2000. 


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.