Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Evitando la Pobreza
.
Fotografia: Tory Byrne
Suponga que usted sabe que existen cuatro secretos para ayudarlo a evitar la pobreza. ¿Querría que sus hijos lo supieran? Cuatro reglas sencillas que, si se siguen, mantendrían al lobo fuera de nuestras puertas en la mayoría de los casos. 

Las reglas existen. Para que surtan un mejor efecto se debe comenzar en la adolescencia. Seguir las cuatro reglas puede que no lo conviertan en una persona rica. Salvo la mala suerte, el seguirlas le asegurará que nunca se verá empobrecido. Tal vez no pueda comprarse un Rolls-Royce, pero, probablemente, usted no tendrá que vivir en la calle. 

Cuatro Secretos
 

1. Aléjese de las drogas y del alcohol.
Tomar drogas y beber alcohol destruyen su enfoque y su habilidad de planificar. Bajo su influencia usted pierde el juicio y toma decisiones estúpidas o riesgos muy grandes. Además, el vicio es costoso. Usted gasta dinero alimentando una adicción en vez de cubrir sus necesidades o de ahorrar. 

2. Termine sus Estudios. El diploma de la escuela secundaria le indica que puede atenerse a las reglas. La mayoría de los empleadores no emplearán a alguien que no tenga un diploma, porque piensan que ese individuo carece de determinación y de autodisciplina como para cumplir con un trabajo de 40 horas semanales. Además, saber algo es mejor que no saber nada. Usted no puede funcionar efectivamente en la sociedad de hoy si no sabe leer, escribir o algo de aritmética. 

3. Tenga un Trabajo. Cualquier trabajo. Trabajar, aún recibiendo un salario mínimo, es mejor que no trabajar. Tener y mantener un trabajo desarrolla habilidades que usted necesita para evitar la pobreza. Estará edificando la autodisciplina. Aprenderá a diferir la gratificación y a planear a largo plazo. Más aún, el trabajo provee de oportunidades. Realice un buen trabajo y usted tendrá la oportunidad de conseguir otro mejor. Los gerentes de tiendas y restaurantes no nacieron haciendo esas funciones. Muchos de ellos empezaron como reemplazantes o esperando que se les presentara la oportunidad para ascender. 

4. No tenga hijos fuera del Matrimonio. Los hijos salen caros. Además vienen con todo tipo de costos adicionales inesperados. Una familia de dos puede manejar esos impactos y gastos mejor que una familia monoparental. Hacerlo solo hará que todo sea más difícil. El aceptar ayuda del gobierno muchas veces atrapa a las madres en la pobreza. Criar a un niño fuera del matrimonio tiene como resultado el enfrentar costos que deberían provenir de la ayuda paterna, desalentándola en el trabajo. 

Quizás usted pueda romper una de estas reglas y logre evitar la pobreza. Pero al quebrantar una se le hará más fácil quebrantar las demás. Es difícil permanecer en la escuela o encontrar trabajo si usted toma drogas o tiene un hijo fuera del matrimonio. Si se siente “superior” como para tener un trabajo de bajo nivel, puede llegar a aburrirse y comenzar a experimentar con drogas y así, sucesivamente. 

Mientras más de estas reglas quebrante, mayor será su oportunidad de hundirse y de permanecer en la pobreza. Rómpalas todas y con seguridad estará diciéndole adiós a un futuro próspero. 

Estas reglas no son astronáuticas. De hecho, usted puede encontrar cada una de ellas y en incontables ocasiones en su propia Biblia. Decidir permitirle a Dios que dirija su vida es una buena forma de tomar aquellas decisiones que le brindarán un futuro prometedor. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos 2007, Mark N. Lardas. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.