Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Perdiendo a una Mascota
.
Fotografia:  Lola Howle
La otra noche, mi cuñado y su esposa llegaron a su casa esperando ser recibidos por Toby, su adorable Chihuahua. Había sido la mascota de la familia durante años. Cuando sus tres hijos se fueron a estudiar a la Universidad, fue Toby el que vino a llenar el vacío que quedó en la familia. Pero aquella noche, en vez de escuchar sus acogedores ladridos, hubo silencio por respuesta. Me explicaron lo sucedido a través de un correo electrónico: 

“Cuando hoy llegamos a casa, Toby no corrió a saludarnos como siempre, de manera que empezamos a buscarlo. Finalmente, lo encontramos tendido en nuestro armario. Estaba muerto. Salimos hacia la oscura noche con el viento rugiendo y lo enterramos en el jardín, cerca de un sauce. Esta noche sentimos pena por nuestro pequeño amigo. Echaremos de menos a este camarada. Tendré que hacer un álbum de recuerdos con todas sus fotografías…” 

Aquellos de ustedes que han tenido mascotas, saben muy bien que ellas llegan a ser parte de la familia. Y cuando mueren, queda un tremendo vacío. Les contesté el correo electrónico, haciéndoles saber que entendía muy bien cómo se sentían en ese momento: 

Mi Respuesta 

“Lloré cuando leí el correo electrónico que me enviaron. Siento mucho lo de Toby. Recuerdo muy bien cuando mi perrito Snikers murió. Yo tenía dieciséis años de edad. Hacía algunos años que papá lo había traído a casa como la mascota de la familia. Pero cuando mis hermanos se cansaron de él, lo acogí como mío, y así fue hasta que sus bigotes se tornaron grises. 

“La noche que murió, papá y yo lo enterramos bajo un árbol grande en un terreno cercano a nuestra casa. Papá me regaló su mejor camisa blanca para envolverlo. Y, como pastor, también realizó un servicio fúnebre entre nosotros. Al final, le quité el collar del cuello y aún lo conservo en mi caja de recuerdos. 

“A la mañana siguiente le pregunté a papá: ‘¿Irá al cielo, Snikers?’ Su respuesta consoló mis tiernos dieciséis años cuando dijo: ‘La Biblia no dice lo que sucederá con las mascotas, pero estoy seguro de esto: En el cielo, todo será perfecto. Todo lo malo, será hecho bueno. Y todos seremos completamente felices. Y si para ti ser completamente feliz significa tener a Snikers a tu lado, entonces pienso que estará contigo en el cielo.’ 

“He querido compartir esta historia para que sepan que he experimentado la pérdida que ustedes sienten, y también para compartir la esperanza de un mundo mejor que se acerca para nosotros.” 

Ya sea que su familia haya experimentado la pérdida de una mascota o de alguien muy querido, aférrese a la esperanza que mi padre me entregó hace algunos años: “En el cielo, todo será perfecto. Todo lo malo, será hecho bueno. Y todos seremos completamente felices.” 

“Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas ya pasaron” (Apocalipsis 21:4). 

Respond to this articleView Reader Comments
______________________________

Por Nancy Canwell. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.