Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Vida Después de Nacer
.
Foto: Matthew Bowden
Cuando mi esposa tenía dieciocho semanas de embarazo y vi a mi bebito a través de una pantalla en blanco y negro, quedé asombrado. Vi sus manos, sus pies y su hermoso corazón latiendo. Inmediatamente quise protegerlo de algún daño que pudiera acontecerle. Y fue encontes, y sólo entonces que comprendí completamente la emotividad, complejidad e intensidad de proteger a un bebito no nacido. Pero no estoy solo. Si hiciéramos una investigación del aborto a través del internet los resultados nos darían cientos y millones de sitios web que manifiestan sus posiciones acerca del asunto, ya sea en contra o a favor. Mientras más leo los sitios web dedicados al tema, más grande se hace la pregunta que tengo en mi mente: ¿Qué pasa con el bebé nacido? 

Pareciera que mientras existe bastante indignación con respecto al aborto, esta casi desaparece cuando los bebitos han nacido. ¿No debiéramos preocuparnos tan intensamente de la vida humana en todas sus etapas? 

Hambre, Agua Potable, Malaria 

El año que viene millones morirán de hambre. Otros millones más morirán por no tener agua potable para beber. Uno de los más grandes destructores de la vida humana en la historia del mundo es la malaria, la cual acabará, aproximadamente, con tres millones de vidas preciosas para el año venidero. Y existen muy pocos grupos que reclaman por esta atrocidad evitable. En debates presidenciales no se hacen preguntas acerca de cómo los candidatos abordarían el tema de la malaria, aunque el recuento de los muertos debido a ella subirá por millones el próximo año. Indague en Google acerca de la desnutrición de los países del tercer mundo y usted recibirá el resultado de grupos no gubernamentales y grupos filantrópicos. Curiosamente, los grupos que elevaron sus voces en contra del aborto y a favor de la vida como algo sagrado, parecen invisibles. 

Es tiempo de que quienes nos consideramos personas a favor de la vida vivamos de acuerdo a nuestros estandartes. Nuestro silencio en cuanto a la santidad de la vida en todas sus etapas y en todo lugar es una acusación severa a nuestra duplicidad. Las etapas de la vida no deben marcar ninguna diferencia en lo que intentamos proteger. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Garrett Gladden. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.