Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Ver lo Invisible
.
Fotografia: Cintia Martins
Un amigo que es profesor de Ciencias me dijo que en el organismo existen más células no humanas que humanas. Como las bacterias, por ejemplo. ¿Cómo lo sabe? ¡Cientocincuenta años atrás los científicos y médicos ni siquiera creían en los microbios! Todo el descubrimiento del conocimiento en la actualidad puede ser atribuido directamente al uso del microscopio. Sin ese asombroso instrumento habría muchas cosas que aún no sabríamos. 

Por otro lado, el telescopio puede revelar información acerca de objetos enormes localizados a millones de millas de distancia. De hecho, gracias al telescopio sabemos que existen millones de estrellas en el universo. 

Otro aparato con el cual podemos ver lo que de otra manera no podríamos, es la máquina de rayos X. Con su ayuda, los técnicos pueden saber rápidamente si hay huesos rotos o trizados. Y utilizando el sonograma podemos observar dentro del cuerpo humano y detectar áreas problemáticas que necesitan atención médica. Además podemos vislumbrar cosas realmente milagrosas, como el desarrollo de un pequeño bebé dentro de la matriz de su madre. 

La clave para “ver lo invisible” a través de todos estos instrumentos es el conocimiento, la habilidad y la experiencia para interpretar la información. Técnicos y científicos deben educarse y entrenarse para detectar lo que normalmente no puede hacer el ojo humano. Luego deben desarrollar sus habilidades practicando en situaciones de la vida. 

Mundo Espiritual 

En el mundo espiritual existen muchas cosas invisibles. Siempre hay preguntas para las cuales nosotros no tenemos respuestas concretas. Nuestras luchas diarias no sólo son “…contra gente como nosotros, sino contra espíritus malvados que actúan en el cielo. Ellos imponen su autoridad y su poder en el mundo actual” (Efesios 6:12, BLS). 

¿Cómo podemos ver lo invisible en el terreno espiritual? Debemos empezar educándonos en la Palabra de Dios. Debemos estudiar diligentemente día a día, como si fuera el único oficio de nuestra vida. Luego, debemos desarrollar nuestra vista espiritual a través de las experiencias diarias. “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1, RV). 

La fe es nuestro microscopio, nuestro telescopio, nuestro aparato de rayos-X y nuestro sonograma, a través de los cuales debemos filtrar la evidencia que nos rodea. 

Y la gran noticia es que mientras más ejercitemos y desarrollemos nuestra fe, ¡más grande será, y más diestros llegamos a ser al interpretar la información! Los ojos de nuestro corazón serán adiestrados para reconocer la certeza de nuestra fe y la grandeza del poder del amor de Dios hacia quienes en Él creen (Efesios 1:17-19). 

Respond to this article
_____________________________

By
Brenda Dickerson. Copyright © 2007 by GraceNotes. All rights reserved. Use of this material is subject to usage guidelines. Los textos bíblicos han sido extraídos de las versiones BIBLIA EN LENGUAJE SENCILLO ® 2000 y REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.