Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Buddy
.
Fotografia: Scott Liddell
Mi hermano, quien vive en otro Estado, vino a visitarme en el verano. No habíamos hablado durante años –nunca más, desde la muerte de nuestra madre. No estuvimos de acuerdo acerca de lo que se tenía que hacer con su casa, el perro y casi todo lo que pertenecía a mamá. Al final, tuvimos que conseguir que un árbitro se ocupara de la división de la propiedad. 

La perrera local se había encargado del perro de mamá. Cuando lo supe, traté de recuperarlo, pero ya alguien lo había adoptado. 

Eso fue el colmo. Mi hermano y yo dejamos de hablarnos. 

Cuando cumplí los 50 años decidí romper el silencio e invitar a mi hermano a que viniera a celebrar mi cumpleaños conmigo y a tomar un poco de sol. Deseaba reparar nuestra relación y convertirnos de nuevo en una familia. A fin de cuentas, él era el único hermano que tenía y no podía permitir que un perro a quien no había visto nunca se interpusiera entre nosotros. 

Dejé la puerta abierta mientras entraba sus maletas. Un melenudo perro marrón lo siguió enseguida. Llevé las maletas al cuarto de visitas. Cuando regresé a la sala encontré a mi hermano jugando con el perro. Se subía y se bajaba de mi sillón predilecto, moviendo la cola y ladrando con entusiasmo. Parecían divertirse. 

Entonces el perro se avalanzó hacia mí. Me agaché y le sacudí la pata. Había escuchado a mi hermano decirle “Buddy”. Entonces le dije: “Gracias, Buddy”. El perro, moviendo la cola, regresó donde estaba mi hermano. 

Lamiendo Sus Patas 

Durante la cena la conversación estuvo tensa. Buddy se sentó en un rincón, observándonos comer, lamiéndose las patas cada vez que me echaba algo a la boca. Parecía hambriento. Sentí pena por él y le di un pedazo de carne por debajo de la mesa. Se la devoró. 

Después de comer, mi hermano subió a desempacar. Llamé a Buddy a la cocina y le di las sobras. Tal vez pueda acercarme a mi hermano a través del perro, pensé. 

Mientras tanto, Buddy se sentía como en casa. No dije nada cuando se sentó en mi sillón ni lo saqué cuando comenzó a rasguñar la puerta de entrada. 

Al día siguiente llevamos a Buddy a la playa. Resultó ser el personaje principal. Cuando encontré una lata de soda en la arena y la lancé al mar, Buddy salió tras ella como si fuera un salvavidas en una misión de rescate. Nadó sobre las olas como si en un jet acuático, determinado a encontrar la lata de soda. 

La gente se reunió alrededor para observar su desempeño. Era algo digno de verse. Cuando encontró la lata, la apretó con su mandíbula y se devolvió rápidamente hacia la playa. Sin embargo, dejó caer la lata frente a mi hermano y no frente a mí. Luego de sacudirse el agua, se sentó y comenzó a ladrar hasta que mi hermano lanzara nuevamente la lata hacia el mar. Lo hizo otra vez, siendo elogiado por la multitud. Cuando regresó donde estábamos, dejó caer la lata frente a mí. Esta rotación continuó hasta que finalmente se cansó y se estiró junto a nosotros, mientras mi hermano y yo conversábamos.
 
Se había roto el hielo. 

Antes de darnos cuenta, hablábamos como en los viejos tiempos. Teníamos bastantes temas para ponernos al día. Buddy estuvo allí, observando y escuchando. 

No vi al perro cuando mi hermano se fue. Cuando llegó a su casa, me llamó para darme las gracias. “Y agradécele a Buddy en mi nombre”, dijo. 

“¿Qué quieres decir?”, le pregunté. “

¿No te lo llevaste?” 

“¿Por qué habría de traerme a tu perro?” 

“No es mi perro. Pensé que era tuyo. ¿No lo llamabas Buddy?” 

“A todos los perros les digo Buddy cuando no sé sus nombres”, contestó. 

Sacudí la cabeza, incrédulo. ¡Era un perro perdido! ¡No pertenecía ni a él ni a mí! Pero le di gracias a Dios por habernos enviado a “Buddy”, quien se convirtió en el catalizador que nos permitió ser de nuevo una familia.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Roy Borges. Reimpreso con el permiso de Signs of the Times (Señales de los Tiempos) Abril 2007. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.