Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Oración y Presencia
.
Fotografia: MorgueFile
Cuando un estudiante de doctorado del seminario de Princeton preguntó: “¿Qué ha quedado en el mundo como investigación original acerca de la disertación?” Albert Einsten, contestó: “Busque algo relacionado con la oración. Alguien debe encontrar algo en la oración." 

Aunque este hombre brillante había descubierto bastante acerca de las realidades y misterios escondidos del universo, la oración seguía siendo un enigma para él. Anhelaba saber –¿que es la oración, cómo funciona, qué poder real existe en ella, podemos creer en ella y orar acogiendo las fuerzas científicas que conforman la realidad? 

Y aunque Einstein hizo aquella declaración hace ya muchos años, el mundo ha repletado los estantes de libros que hablan de este tema desde cada ángulo concebible. La gente simplemente desea saber más acerca de la oración. 

La poetisa y ensayista Nancy Mairs, dijo: “Aquel que cree en la existencia de Dios, le ha sido revelado más completamente no por medio de un credo, sino en la forma en que uno le habla cuando nadie escucha .” 

Retrato de Dios 

Aquello, ciertamente, destaca el significado de la oración. ¿De qué forma su experiencia personal de oración describe la visión que usted tiene de Dios? Para algunos de nosotros la forma en que “oramos” revela nuestra creencia de que Dios es nuestra alma interna y nuestro corazón, nuestro ser más verdadero. Para otros, las “oraciones” revelan a Dios como un Padre que necesita de penitencias u obsequios. Otros piensan que el silencio y la meditación “devotos” revelan a Dios como la Fuente de energía universal fluyendo a través de todas las cosas. Y para algunos, las súplicas desesperadas por misericordia revelan los temores de un Dios que juzga y posee las llaves de nuestro destino. Qué decimos, lo que “hablamos” y los asuntos que “tratamos” en nuestras oraciones abren una ventana acerca del retrato que tenemos de Dios, de quién es Él y de lo que espera de nosotros. Porque, verdaderamente, la oración es más que un tema, una creencia e, incluso, una esperanza. Hasta Einstein fue guiado a la oración como una experiencia misteriosa que tiene el poder de transformar la vida y el caminar con Dios. 

El salmista citó a Dios, diciendo: “Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios” (Salmos 46:10). Aprendo más cada vez que dejo de hablar tanto mientras oro y comienzo a disfrutar del silencio, escuchando, calmando el corazón y la mente lo suficiente como para quedarme ante la Presencia misteriosa e inexplicable de Dios. Necesito despojarme cada vez más de mis agendas personales cuando voy ante el Señor, permitiéndole ser Dios. El salmista tenía razón –es en la calma que experimentamos realmente a Dios de una forma significativa. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Greg Nelson. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.