Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Padres Valientes
.
Fotografia: Stock.xchng
Volví a leer el libro "Captains Courageous" (Capitanes Valientes) la semana pasada. Lo había leído un par de veces (cuando era un adolescente y cuando tenía treinta años de edad). Es una de las mejores novelas de Rudyard Klipling, la historia de un niño rico malcriado que queda desamparado en medio del Atlántico. Debe trabajar por primera vez en su vida y, en el proceso, llega a convertirse en adulto. Cuando yo era un jovencito, pensaba que el libro era una aventura maravillosa. 

La trama enseña por qué los valores como la honestidad, la economía y la ética laboral son importantes en la vida. Ilustra por qué la comunidad con Dios como base central es saludable, incluso, cuando uno se ve enfrentado al peligro. Pero el libro es entretenido en vez de tratar solamente de predicar un sermon a través de su historia. 

Cuando volví a leerlo la semana pasada, lo hice con una visión diferente –a través de los ojos de un hombre que ya tiene hijos de la edad de Harvey Cheyne. La aventura maravillosa aún estaba intacta. Pero al ir leyéndolo pensé cosas como: “¿Dónde estaba el padre de Harvey?” “¿Qué pensaba al ir criando a su hijo?” “¿Qué pensaba, en general?” 

Demasiado Ocupado 

Kipling mostró que Cheyne, padre, se sentía disgustado por los ricos vagos, aquellos que vivían como insectos del capital acumulado por los padres. Había tolerado el estilo de vida de su hijo porque lo amaba, pero no se sentía complacido. A pesar de ello, el padre de Harvey lo había llenado de juguetes, dinero y amor, pero nunca había pasado suficientemente tiempo con él como para ayudar al muchacho a convertirse en un hombre. Estaba demasiado ocupado con su imperio. Podía dares el gusto de tenerlo. El padre conocía a los hombres y sabía cómo entrenarlos. 

Una vez que ve la transformación que su hijo ha experimentado, lo acoge. También ayuda a Dan, el amigo de Harvey. Pero cuando pensó que había perdido a su hijo, se dio cuenta que había descuidado totalmente su educación. 

Los padres a menudo piensan que su mayor responsabilidad ante sus hijos es suplir sus necesidades físicas –ver que estén bien alimentados, bien vestidos y cómodamente protegidos en el hogar. La realidad es que una de su principal responsabilidad es prepararlos para ser adultos. No me di cuenta de ese mensaje cuando leí "Captains Courageous" en mi juventud. 

Cheyne, padre, tuvo una segunda oportunidad con su hijo. Esa es la belleza de la ficción –los personajes pueden tener otra oportunidad. En la vida real usted tiene solamente una ocasión para hacer de sus hijos adultos con los cuales disfrute trabajar. Descuídese y los perderá. Tal vez no pasé por alto el mensaje de Kipling. Quizá lo absorbí como joven sin siquiera darme cuenta. Ahora, al hacer una retrospección, puedo identificarlo claramente. 

Dos de mis hijos ya son adultos y el tercero es un adolescente. Mientras iban creciendo, pasé tiempo con ellos enseñándoles lo que significa ser adulto. Mucha de aquella enseñanza fue a través de ejemplos, pero en otras ocasiones mi esposa y yo nos tomábamos una semana o un fin de semana para enfocarnos en alguna habilidad que nuestros hijos necesitaran cuando abandonaran el nido. Lleva tiempo, pero vale la pena. Ayudar a los hijos a convertirse en adultos es el oficio más importante que los padres debieran llevar a cabo. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos 2007, Mark N. Lardas. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.