Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Tomates Afrutados
.
Fotografia: MorgueFile
Planté tomates el mes pasado. Bueno, pensé que lo había hecho. Fui al lugar donde venden plantas y semillas y elegí uno que decía “Tomates” en vasijas de colores que correspondían a las dos variedades que deseaba llevar a casa y, finalmente, plantar en mi jardín. 

El problema es que ahora estoy segura de que no son tomates. Mientras crecían, las hojas no parecían lucir nada normal. Lucen en forma extraña y no tienen ese aroma distintivo del tomate. Además, dos de ellos solamente han florecido y ambas plantas se han puesto cada vez más púrpura mientras van madurando. Húmmm. 

Estoy segura que lo que tengo es un par de berenjenas, pimientos o una especie desconocida de verduras en mi jardín. ¡No lo entiendo! Cuando los compré estaban bajo el nombre de tomates y en sus vasijas correspondientes. ¿Cómo podrían convertirse en algo más? 

Jesús utilizó muchas veces ilustraciones relacionadas a la jardinería en los evangelios. Dijo: “Cuídense de los falsos profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces. Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos? Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo. Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno. Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja el fuego. Así que por sus frutos los conocerán” (Mateo 7:15-20). 

Buena Apariencia Exterior 

Jesús desea que aprendamos a ver a las personas por lo que ellos son en su interior. No desea que seamos engañados por una buena apariencia exterior –hojas y flores bonitas, ropas hermosas, halagos– si son seguidos por acciones falsas, testimonios engañosos e, incluso, ¡quizás por una berenjena! Pero yo pienso que Él también espera que nosotros no juzguemos tan rápidamente un libro por su cubierta. Quizás debiéramos aprender a no fijarnos en la primera impresión porque a lo mejor hay personas que escondan frutas que no detectemos si los deshechamos en forma instantánea. 

Así que para estar seguros, ¿debo esperar hasta que mis supuestos tomates den frutos? Tal vez. Quizás se merecen la oportunidad de demostrarme que estoy equivocada. Pero, por si acaso, yo sigo buscando recetas para preparar berenjenas. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Joelle Reed. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.