Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Prueba en el Saque Principal
.
Fotografia: Mark Anderson

Cuando la nieve comienza a dejar sólo montoncitos cada vez más pequeños en nuestro patio durante la primavera, me empieza un cosquilleo en la punta de los dedos que se extiende hasta el brazo. Es una sensación que demanda acción. A menudo me encuentro mirando fijamente por la ventana de la sala lanzando al aire una pelota de béisbol. Para arriba y para abajo. Arriba. Abajo. Saque principal. Cambio hacia arriba. Pelota curva. Arriba y abajo. 

Los fierros que me pusieron durante el invierno finalmente serán removidos a mediados de marzo, y eso significa que no será tan pronto. Las varillas metálicas finalmente se unirán, moviéndose aunque sólo sea para llevarme de vuelta al terreno de juego lleno de lodo y maleza que se ha acumulado durante el invierno. Repentinamente, se aproxima una nueva temporada con nuevas estadísticas y posibilidades ilimitadas. 

El tiempo pasa rápido y lento durante las temporadas de béisbol. Las horas se mueven como las piernas del catcher, lentas e inquietas durante el tiempo que pasa en el campo de juego. Cada día me ocupo en ejercitar mi brazo, practicar la caminata a la posición del pitcher, haciendo girar los bates para probar posibilidades de heroísmo. 

Días de Juego 

Durante los días de juego, el equipo llegaría temprano para inspeccionar el campo de juego con sus líneas marcadas con tiza fresca que señalan la primera y tercera base. Habría una bolsa con semillas de girasol y una botella de Gatorade que mi padre pondría en la trinchera para mí. Se oiría un murmullo de oraciones, palmaditas sobre la espalda de los jugadores y la tendencia a visualizar las cosas en forma cósmica. En aquella atmósfera se respira esperanza y temor a la vez. Los fanáticos expresarán sus deseos mirando al cielo, con el entusiasmo que solamente las madres y los padres pueden demostrar. 

Benjamin Franklin erróneamente dijo que “la cerveza es prueba del amor de Dios.” No podría haber estado más equivocado. El béisbol es la prueba irrefutable del amor de Dios. En la inmensidad del cosmos, el béisbol no tiene importancia cuando se lo compara con la salvación que nos ofrece nuestro Padre amoroso. Pero el béisbol tiene mucha importancia cuando es visto como un ejercicio y como la forma maravillosa en que fuimos creados por el Todopoderoso. Y me gustaría pensar que el Todopoderoso es un fanático de los Medias Rojas. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Garrett Gladden. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.



SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.