Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
El Primer Trabajo
.
Fotografia: MorgueFile
Mi hijo menor ha empezado a trabajar por primera vez. Empaqueta comestibles en un supermercado. Es el tipo de trabajo que muchos adolescentes realizan –trabajan medio tiempo con un salario mínimo y no se les requiere tener experiencia en el rubro. Está aprendiendo en cuanto a tener responsabilidades –el desafío de llegar a trabajar a la hora y vestido de manera adecuada. También está aprendiendo a sentir satisfacción al realizar bien su trabajo, aunque no sea aquel que le quita el sueño. 

Me mira con más respeto. Aprecia más el tener que levantarse cada mañana para ir al trabajo y hacerlo bien –aunque hay días en que no tenga deseos de hacerlo. 

Lo que es más interesante aún, es mi reacción en cuanto a su trabajo. Me preocupo por él. Soy un papá. Mi rol es cuidar de mis hijos. Pero tengo que dejarlo solo. A los dieciséis años de edad, ya no es un niño. No lo es. 

Yo tuve un trabajo parecido cuando tenía su edad. Trabajé en un restaurante de comida rápida. Deseaba ese trabajo, no tanto por el dinero. Era como una prueba de que estaba convirtiéndome en adulto. Cuando usted tiene dieciséis años de edad, eso es muy importante. 

Me preocupo por la distancia que hay entre el trabajo de mi hijo y nuestra casa., aunque esté solo a tres cuadras. El horario también me preocupa. A veces sale a las 11:00 pm. Nosotros lo recogemos. 

¿Es Diferente Ahora?

Yo tenía que manejar mi bicicleta durante dos millas para llegar a mi trabajo. Cuando tenía su edad, lo que yo debía que hacer en mi primer trabajo era limpiar un restaurante después de que lo cerraran a medianoche y, a veces, llegaba a casa a las 2:00 am –montado en mi bicicleta. Esa distancia y esas horas de trabajo eran diferentes, sin embargo. Así era antes. Así era yo –estaba seguro de que podía hacerlo. Aunque no es enteramente diferente a como es ahora. Él estará teniendo los mismos pensamientos que yo acerca de su hijo y de su primer trabajo en unos treinta años más. 

La cosa más difícil para un padre es dejar que su hijo se realice. Pero debe hacerlo. No habrá tenido éxito como padre si sus hijos de treinta años de edad todavía viven con usted. Habrá triunfado como padre cuando sus hijos se vayan del hogar, tengan su casa y comiencen sus propias familias. 

Dejarlos realizarse es como un acto de malabarismo. Usted debe permitirles tener más responsabilidades y darles más libertad de acción. A menudo, tendrá que hacerlo más rápido de lo que piensa. Los hijos crecen antes de que usted se dé cuenta. Al mismo tiempo, debe señalarles los límites –límites que se irán debilitando a medida de que sus hijos demuestren sus habilidades para aceptar responsabilidades. Mi esposa y yo no permitiremos que nuestro hijo menor trabaje más de veinte horas semanales este verano. Queremos que también haga otras cosas. ¿El próximo año? Tal vez. Él estará preparado para realizar labores más grandes. 

A medida que gana experiencia, cada día irá ganando más confianza. Día a día llegará a ser menos niño y más hombre. Me gusta éso. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a   Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.