Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Perspectiva Agradecida
.
Fotografia: MorgueFile
Los últimos meses han sido un período de transición de mi familia. Mi esposo aceptó un trabajo que le ofreció un amigo para que pudiéramos vivir más cerca de mi familia antes de dar a luz a nuestro segundo hijo. Nos sentimos felices con la perspectiva de este nuevo trabajo ya que nos permitiría vivir más cerca de una de nuestras familias, por lo menos. Pero el trabajo no otorgaba el ingreso suficiente para una familia de cuatro. Esperamos encontrar un trabajo más conveniente durante unos meses antes de mudarnos. 

De hecho, mi esposo hizo todo lo que debía hacer para encontrar un nuevo trabajo. Fue empleado con la esperanza de que le pagaran más en el trabajo. Decidimos que estaba bien que nos despojáramos de nuestro orgullo durante unos meses y solicitáramos ayuda del gobierno para asegurarnos que tendríamos suficiente alimento y cuidado medico para nuestros hijos y durante mi embarazo. Mis padres nos ayudaron todo lo que pudieron. 

Los meses pasaban y no lograba aparecer una nueva oportunidad de trabajo. Ambos comenzamos a sentirnos frustrados debido a nuestra situación. 

Diezmo o Almuerzo 

Un día, mientras guiaba mi carro hasta el supermercado, sintiéndome mal debido al costo de los alimentos, escuché en una radio cristiana a una señora que contaba cómo su familia había confiado en Dios para poder sobrevivir. Mencionó que su esposo había perdido su trabajo y que debieron decidir no pagar el diezmo porque era hacerlo, o no almorzar aquel día. Cuando llegaron a la iglesia, el tema del sermón era acerca del diezmo y sintieron que debían depositar en el platillo de ofrendas el dinero que les quedaba. Al día siguiente, les llegó un cheque por correo de una persona que les adeudaba por alguna razón. 

Comencé a sentirme extremadamente mal. ¿De qué me quejaba, yo? Mi esposo tenía un trabajo y todos hacíamos que las cosas funcionaran aunque ese momento haya sido una aventura temible. Necesitaba una nueva perspectiva. Y la tuve. “‘ 

Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto –dice el Señor Todopoderoso–, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde’” (Malaquías 3:10). 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Marion Ruybalid. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.