Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Joven y Estúpido
.
Foto: Slavomir Ulicny
Usted ha sido quebrantado… por sus hijos adolescentes. Cuando usted tenía su edad, también hizo algo insensato, algo de lo cual no se siente orgulloso, algo que siempre les aconseja que no hagan. Puede ser manejar en forma descuidada, experimentar con drogas o alcohol, ser promiscuos o el estar involucrado en los tribunales. Hoy usted mira hacia atrás y recuerda lo joven que era y se pregunta cómo pudo haber sido tan estúpido. 

Allí está, en su pasado. Ahora que sus hijos lo saben, se preguntan cómo pudo ser tan hipócrita. Porque usted hizo algo que ahora les prohibe hacer a ellos. 

Las transgresiones varían en su seriedad, pero la mayoría de los padres tienen algo en su pasado que preferirían mantener escondido. ¿Qué hace cuando se descubre, especialmente cuando sus hijos se enteran de ello? 

1. No Mienta ni lo Niegue. Sea honesto acerca de lo sucedido. Negarlo le restará credibilidad, especialmente cuando la evidencia es total. El escapar de la verdad, tampoco ayudará. Usted puede cambiar de tema hasta que comienza a perder credibilidad. La credibilidad es la regla de oro en la crianza de los hijos. Sus hijos deben confiar y creer en usted. 

2. Mantenga las Cosas a Bajo Nivel. No haga algo grande acerca de lo sucedido. Deje a un lado el drama. Aténgase solamente “a los hechos”. Dígales que usted hizo “tal y tal cosa”, y que no fue inteligente ni correcto. 

3. No Convierta en Algo Romántico lo que Usted Hizo. Dando una mirada nostálgica a su pasado logrará que se confunda fácilmente el ser estúpido con tener una aventura. Presentarlo como una aventura, un experimento, como algo en lo cual usted se equivocó (un tanto divertido), alentará a sus hijos a emular su conducta. 

4. No lo Anuncie. ¿Tiene en su pasado algo que usted preferiría que sus hijos no supieran? No lo anuncie. Deshágase de aquellos recuerdos del incidente, como fotografías personales o una pulsera de identificación de la cárcel o del condado. Si sus hijos le preguntaran por qué no se los dijo antes, cuénteles toda la verdad. Dígales que no se siente orgulloso de lo sucedido, y no quería que ellos emularan sus errores. 

5. Tómelo como una Oportunidad de Aprendizaje. Sí, es como buscar unos cuantos limones y hacer limonada. Los padres somos buenos para eso, ¿no es verdad? Explíqueles que lo que hizo fue algo estúpido y no debería haberlo hecho jamás. Dígale a sus hijos que usted desea que a ellos les vaya mejor que a usted en la vida. Que no desea que comentan los mismos errores. 

Un último pensamiento. Su herramienta más poderosa para modelar su conducta es la conversación que ahora usted tenga con sus hijos. Asegúrese de que ellos se den cuenta de sus elecciones: aprender de sus errores o tener la misma conversación con sus propios hijos. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


  SiteMap.   Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2014.   User Login / Customize.