Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Señal de Pecado
.
Foto: Philip MacKenzie
Muchas personas probablemente lo pensarán más de dos veces antes de robar artículos en el Wal-Mart de Attalia, Alabama. Un sorprendente recordatorio de lo que puede suceder con quienes roban ha sido visto a la entrada de la tienda. El juez de Attalla, Kenneth Robertson Jr., le ordenó a dos ladrones que se pararan frente a las puertas del Supercenter llevando dos letreros que decían: “Soy un ladrón, yo robé en Wal-Mart”. Ambos escogieron mostrar los letreros blancos y rojos durante 4 horas de un agitado sábado, como una forma de evitar ser sentenciados a 60 días de cárcel. (Uno de ellos ha alegado en forma inquebrantable su inocencia en el asunto.) 

Mientras observaba la fotografía de los ladrones condenados a llevar puestos aquellos inmensos letreros cubriendo sus cuerpos, casi podía sentir su desánimo y su disgusto. El desconcierto era palpable. 

Luego tuve un pensamiento. ¿Qué pasaría si tuviéramos que ponernos un letrero cada vez que hiciéramos algo malo? ¿Qué sucedería si todo el mundo pudiera ver lo que hemos hecho en nuestro pasado leyendo un letrero que cuelga de nuestros cuellos y que debemos utilizar cada vez que nos desbandamos? ¿Qué tal si tuviéramos que desfilar por el pueblo con un letrero que dijera, “soy un cristiano falso; hablo mal de los demás” o, “evado los impuestos, miento para conseguir que me devuelvan más dinero”? 

Los Demás Nos Miran 

Es algo que nos hace pensar; pero que a menudo lo pasamos por alto como algo trivial, porque estamos seguros que nunca sucederá. ¿Por qué? Debido a que parece haber un sentido de seguridad en saber que los demás nunca podrán ver nuestras asquerosas debilidades. Sin embargo, la Biblia deja en claro que hay quienes nos miran. Nos dice que cada acto es registrado y que será juzgado. De hecho, va aún más lejos y nos declara que nuestras palabras también son tenidas en cuenta. 

“Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio” (Mateo 12:36). 

Nuestra responsabilidad en el día del juicio final nos lleva a comprender que debemos escoger si deseamos o no hacer lo que es correcto. La decisión descansa directamente sobre nuestros hombros y un letrero de colores brillantes no debería lograr que fuéramos honrados con nosotros mismos y con el mundo. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.