Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Los Guardianes
.
Foto: Stephen Rainer
Un par de halcones hicieron un nido en un gran pino justo detrás de mi casa. El árbol no está a más de diez yardas de la ventana de mi dormitorio. Son pájaros grandes y hermosos, de color café con el pecho blanco. Hemos visto a papá y a mamá halcones sobrevolando nuestro vecindario. Si utilizamos los binoculares, podemos ver a sus polluelos en el nido. 

Vivimos en los suburbios, pero no en el campo. Estamos a veinte millas del centro de Houston. Parece haber suficientes ardillas y pájaros para que los halcones estén bien. 

Al principio nos sentíamos un poco nerviosos. No sabíamos cuán agresivos podían llegar a ser con nosotros o con nuestras mascotas. Sin embargo, han demostrado ser vecinos sociables. Se dan cuenta cuando salimos al patio. Uno que otro sobrevuela bajito y despacio sobre nosotros, como si nos estuvieran observando. Aparentemente, pasamos la prueba, porque ellos vuelven a su nido o continúan su cacería. 

Los halcones han tenido un efecto beneficioso en nuestro jardín. Durante los pasados años, habíamos estado perdiendo la batalla con aquellos pájaros y ardillas que acababan con nuestras cosechas. Los árboles frutales se quedaban sin sus frutos. Los pájaros dejaban hoyos en los tomates y pimientos que se podrían aún verdes en sus racimos. 

Colocábamos redes o mallas sobre la plantación de vegetales, pero esas criaturas las rasgaban, metiéndose por debajo de ellas. De algún modo, siempre conseguían echar abajo nuestras barreras. 

Este año es diferente. El peral está repleto de frutos. Los tomates esperan intactos en sus racimos. Incluso tendremos higos para comer este año. Una barrera invisible protege nuestro patio. O, tal vez, son los halcones quienes lo hacen –invisibles para algunos. 

Actos Invisibles 

La gracia de Dios a menudo funciona de la misma manera. Generalmente actúa en forma invisible. Cuando usted vive bajo Sus estatutos, a menudo no se da cuenta de lo que Él hace –sólo puede advertir los efectos. Las cosas pasan más suavemente. La vida parece mejor. Usted llega a ser más productivo –y más feliz. 

Tal vez no llegue a ser rico, pero logra pagar sus cuentas. Una ganancia imprevista parece llegarnos cuando un gasto inesperado aparece de igual modo. 

Así como los halcones que protegen mi jardín, Él actúa como mi Protector, pacientemente y sin ser visto. Me observa. 

A veces, probándome y desafiándome. Los desafíos, aunque formidables, nunca llegan a ser más de lo que yo pueda soportar, mientras los enfrente con todo el corazón y con fe. A veces no comprendo ni aprecio los beneficios que Dios me ofrece. No comprendo Sus planes para mí hasta bien pasado el tiempo. De igual forma, cuando los halcones llegaron durante la primavera, yo no entendí los beneficios que ellos nos trajeron. 

“Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito” (Romanos 8:28). 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos 2007, Mark N. Lardas. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.