Home > Archives > La Biblia Dice >
.
¿Está Escuchando?
.
Fotografia: Stock.xchng
¿Ha dejado alguna vez de hacer lo que ha estado haciendo y se ha detenido simplemente a escuchar y a identificar los sonidos que lo rodean? Es realmente asombroso identificar el sonido y el ruido que bombardea nuestros sentidos en el transcurso del día. No es de extrañar que tengamos el hábito de evadirnos de nuestra sobrecarga sensorial. 

Pero como resultado de esa filtración, desarrollamos la tendencia a desvalorizar el sonido de manera de poder escoger lo que escuchamos hasta llegar a evadirnos del presente para escuchar lo que podemos. No hay duda que usted ha experimentado el estar hablando con alguien que se lleva mirando el reloj o a su alrededor. ¡Es muy frustante, por decir lo menos! Y aquella persona distraída termina perdiéndose aquello que era sumamente importante para usted –su corazón. Ambos llegan a ser víctimas de una pérdida real. 

Estudios de investigación del International Listening Association han declarado que gastamos cerca del 45 por ciento de nuestro tiempo en escuchar, pero el 75 por ciento de ese tiempo nos sentimos distraídos, preocupados u olvidadizos. La capacidad de concentración media de los adultos es de 22 segundos, aproximadamente. Inmediatamente después de escuchar a alguien, generalmente recordamos sólo cerca de la mitad de lo que dijo, y dentro de unas pocas horas un 20 por ciento de ello. 

Relaciones Impactantes 

Esta incapacidad para escuchar, impacta nuestras relaciones de forma negativa: no logramos conectarnos profundamente con los demás. Y también impacta nuestra espiritualidad: tampoco estamos totalmente conectados con Dios. ¿Se ha detenido a pensar acerca de cuánto ha perdido usted por no escuchar? 

Puede que de ahí el poeta cite a Dios en Salmos 46:10, diciendo: “Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios”. La habilidad de conocer y experimentar a Dios viene del consentimiento de calmar las muchas distracciones y ruidos a nuestro alrededor y enfocarnos en poner atención en lo que Dios quiere decirnos. Implica el aprender cómo estar presentes ante Dios –y eso necesariamente tiene que ver con escuchar, lo que nos lleva a la filtración selectiva y, que finalmente, aumenta la conexión significativa. El escuchar verdaderamente es un arte que debe ser aprendido y practicado. Es la disciplina de prestar atención a lo que realmente tiene importancia y tener la disponibilidad de invertir adecuadamente el tiempo en ello. No siempre es fácil, pero muy recompensador, especialmente si usted valora sus relaciones sociales y espirituales. Entonces, ¿cómo se siente usted acerca de sus habilidades para escuchar? 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Greg Nelson. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.