Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Buenos Modales
.
Fotografia: MorgueFile
Me agarré el mentón e hice una mueca. Acababa de ser pateado por mi sobrino de siete años porque no le dieron lo que quería. Fue durante un pic-nic familiar, hace algunos años y debo admitir que la situación me tomó totalmente desprevenido. 

Entró como un bólido por la puerta principal de la casa de mis suegros demandando, malhumorado: “¡Dénme un vaso de jugo!” Cuando le dije que el jugo estaba sobre la mesa del patio, me alcanzó rudamente con su pié, dándome una fuerte patada. Casi de inmediato la canción “Teach Your Children Well” (Enseña Bien a tus Hijos) del grupo Crosby, Stills and Nash cruzó mi mente, llevándome a manejar la situación con bondad, pero con firmeza. 

Arte Perdido 

Tal vez sea la programación televisiva que ven nuestros niños, en donde los adultos juegan a ser desinformados bufones siendo maltratados por más “brillantes” hijos. O puede que los padres se hayan cansado de la crianza. Por la razón que sea; tener buenos modales ha llegado a ser un arte perdido en nuestra sociedad. 

Si usted ha tenido el disgusto de presenciar el comportamiento grosero de un niño en la fila del supermercado, o ha escuchado que un pequeñito le exige “que le pase aquello”, señalándolo con su manito, usted sabe exactamente de lo que estoy hablando. Es exasperante observar aquel comportamiento y, mucho más, tener que experimentarlo. 

Los padres pueden comenzar enseñándole aún a los bebitos y a los niños más pequeños cómo controlar su ira y actuar respetuosamente con los demás. Esto empieza con el ejemplo de los padres. Pero es más profundo que un simple ejemplo; tiene que ver con el tipo de comportamiento que deseamos que nuestros hijos demuestren en todo momento. John Rosemond, un sicólogo familiar, nos dice que como padres necesitamos comenzar temprano “a enseñarle a nuestros niños a controlar sus arrebatos emocionales, de manera de poder demostrar buenos modales, lo cual es un signo de respeto y de responsabilidad hacia sí mismos.”1 

No demostrar buenos modales no sólo debe ser inaceptable en nuestros hogares, sino también en público. El tener un alto estándar para nuestros niños y la forma en que ellos deberían tratar a los demás, no sólo es deseable para la sociedad en que vivimos sino también lo que debiéramos hacer. Nuestros hijos vivirán vidas mucho más felices y los que se relacionen con ellos serán impresionados en forma positiva por su buen comportamiento. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. 

1 The Honolulu Advisor (El Consejero de Honolulo).


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.