Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Recompensas Celestiales
.
Fotografia:  Nat Arnett
Mike y Bobby son hermanos y hoy es su último día de clases antes de las vacaciones de verano. Mike está en quinto grado y, Bobby, en cuarto. Aunque es el último día de clases, los dos están nerviosos. Lo que sucede es que sus padres les prometieron darles una recompensa basada en sus notas finales. Van a recibir $40 para gastarlos en lo que deseen por cada nota “A”, $30 por cada “B”, $20 por cada “C” y $10 por cada “D”, pero además recibirán un castigo por fallar en sus notas. Los dos desean recibir el mejor premio posible. 

Estoy seguro que todos recordamos las recompensas o premios que recibimos cuando éramos niños por obtener buenas calificaciones y hacer las tareas. 

También los adultos recibimos recompensas. Si nos esforzamos en nuestros trabajos conseguiremos un aumento. Si obedecemos las leyes del tránsito y nunca recibimos una boleta de la policía, nuestro seguro de automóvil bajará considerablemente. Esas son recompensas que nadie rechazaría. 

Recompensa Favorita en la Escritura 

Como usted tal vez sepa, Dios desea recompensarnos, también. A lo mejor usted no está enterado de esto, pero la Biblia habla solamente en el Nuevo Testamento por lo menos en 38 lugares diferentes acerca de una recompensa. Uno de mis versículos favoritos en cuanto a la recompensa se encuentra en Hebreos 11:6: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” Dios nos recompensará cuando lo busquemos diariamente. Pero además tenemos que saberlo y creer que Él lo va a hacer. 

Jesús habla aún más específicamente acerca de las recompensas en Mateo 16:27: “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.” ¡No se puede ser más específico! ¡Jesús va a recompensarnos! 

Entonces, ¿cómo lo seremos? Sencillo. Seremos recompensados por lo bien que trabajemos en dar a conocer a Jesús. El punto principal es que las recompenses celestiales son mucho más grandes que cualquier otra terrenal. Aunque es bueno recibir el reconocimiento en esta tierra, es aún más importante complacer a Dios y recibir su recompensa celestial. Esto siempre debería ser nuestra mayor prioridad. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por David Wolstenholm. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA–VALERA © 1960.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.