Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Secretos de Crianza
.
Foto: Benjamin Earwicker
Ser un buen padre es sencillo, pero nada fácil. Los principios son rectos, con sentido común. Apegarse a ellos es un trabajo delicado. Pero los resultados valen la pena. 

Sea un Buen Ejemplo. Los hijos crecen haciendo lo que sus padres hacen. Si usted va a la iglesia, ellos también lo harán. Si usted es confiable, ellos crecerán siéndolo también. Si usted fuma, dice palabrotas y bebe alcohol, adivine lo que ellos harán. Permita que ellos sigan un ejemplo positivo. 

Usted es su Padre, no su Amigo. Los amigos dicen sí. Los padres, no. Deben hacerlo. Los padres imponen reglas, suplen las necesidades de sus hijos, tratan de que no hagan tonterías, y cosas por el estilo. Los hijos necesitan amigos, pero necesitan mucho más a los padres. Ellos encuentran fácilmente a los amigos. Pero sólo tienen un par de padres. No siempre es divertido, pero sea primero un padre para su hijo. Establezca límites. Asegúrese de que coma bien y que vaya a dormir temprano. Sus hijos llegarán a ser sus amigos –pero sólo cuando sean adultos. 

Sea Consecuente. Los niños necesitan estabilidad, especialmente en cuanto a las reglas. Establezca algunas y apéguese a ellas. No les permita hacer una cosa un día y al próximo no, “porque yo lo digo”. Eso no significa que las reglas no deban cambiar. Las reglas cambian mientras sus hijos van creciendo. ¿Se imagina utilizar las mismas que cuando tenía cuatro años de edad cuando ahora su hijo es un adolescente? Pero tenga una razón para cambiarlas cuando lo haga. 

Dos Padres Ganan Por Votación. Lo que dice uno de los padres, es lo que se debe hacer. Los padres y las madres a menudo tienen diferentes ideas acerca de las cosas. Los hijos se dan cuenta de ello. ¿El papá dijo que no? Entonces voy donde la mamá y le preguntan lo mismo. No les permita jugar ese jueguito. Si uno de los padres dice que no, entonces es no. Si un padre dice que sí, la respuesta debe ser sí. Aunque usted tenga que agregar algo más para apoyar a su esposo. ¿Qué pasaría si usted piensa que su esposo echa abajo uno de sus argumentos? O, ¿si usted se ha equivocado, pero él se equivocó primero? Únanse y decidan su posición entre los dos. Entonces explíquele a su hijo la nueva resolución que tomaron y por qué. 

Admita Cuando se Haya Equivocado y Discúlpese. Incluso los padres y las madres cometen errores. Tal vez llegue a conclusiones en forma muy rápida, imponga castigos injustamente o diga algo que es injusto. ¿Qué hacer cuando eso ocurre? Admita ante sus hijos que se ha equivocado. Explíqueles por qué. Luego, discúlpese. Devuélvales el dinero con lo que los ha penalizado, o el partido de béisbol que les prohibió jugar, o lo que sea. Es de adultos admitir los errores. Sus hijos pensarán más en usted y emularán su conducta. 

Fomente la Independencia. Los padres triunfan cuando los hijos dejan el nido y comienzan sus familias por su propia cuenta, y no cuando todavía viven en la casa de sus padres a los veinte o treinta años de edad. Ofrézcale a sus hijos oportunidades para ejercer el buen juicio y la responsabilidad. Comience de a poco cuando son pequeños y auméntelas a medida que vayan creciendo. El buen juicio proviene de la experiencia. La experiencia proviene de un mal juicio. Permita que sus hijos obtengan experiencias mientras los guía. 

Estas cosas son sencillas, pero necesitan bastante trabajo. Apéguese a ellas y obtendrá un premio –hijos adultos de los cuales usted se sentirá orgulloso. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.