Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Un Genio por Amor
.
Foto: Daniel Mohorovic
Tres tipos que caminaban por una playa tropezaron con una vieja lámpara mágica. Cuando la recogieron y la pusieron en sus manos, un genio salió de ella. 

“Si me liberan de mi prisión,” dijo el genio, “les cumpliré un deseo a cada uno.” 

Uno de ellos, que había sido ranchero, dijo: “Con toda seguridad, me gustaría volver a tener mi hacienda y todo el ganado.” ¡Búm! El genio le concedió el deseo. 

El que era taxista, dijo: “Claro que me gustaría volver a la ciudad de Nueva York y manejar mi taxi.” ¡Búm! El genio también le concedió el deseo. 

“¿Y cuál es tu deseo?” le preguntó el genio al tercer hombre. 

“Bueno, me siento un poco solo sin mis amigos. Quiero que regresen a mi lado.” ¡Búm! ¡Búm! ¡Bienvenidos, muchachos! 

Crónicamente Solos 

Un sondeo de la organización Gallup de hace algunos años descubrió que uno de cada tres norteamericanos se siente crónicamente solo. Horarios repletos de trabajo y de obligaciones familiares, movilidad geográfica, divorcios y fragmentación de la familia han acresentado la sensación de aislamiento y de profunda necesidad por gozar de relaciones significativas. Todo ello ha elevado la necesidad de saber cómo construir relaciones saludables. 

¿Se acuerda, usted, de la popular serie de televisión llamada “Friends”, aquellas historias continuadas acerca de seis jóvenes amigos que vivían en Manhattan? El programa duró exitosamente 10 temporadas, ayudando esencialmente a definir o a describir por lo menos la cultura relacional norteamericana. El tema musical del programa, decía: 

“Nadie te dijo que la vida iba a ser de esta manera. Tu trabajo es un chiste, estás quebrado, tu vida amorosa está muerta. Es como si siempre estuvieras atascado en segunda, cuando no ha sido ni tu día, ni tu semana, ni tu mes, ni siquiera tu año. Pero estaré contigo (cuando la lluvia comience a caer). Estaré a tu lado (como lo he hecho antes). Estaré contigo (porque tú también has estado conmigo).” 

¿Quién de nosotros no querría gozar de esa clase de relación con los demás? Entonces, ¿qué debo hacer? 

Fomentar buenas relaciones tiene que ver con proveer espacios para nutrir conexiones significativas los unos con los otros, para aprender a decir “estaré a lu lado cuando me necesites…” Disfrutar de buenas relaciones quizá no sea tan fácil como frotar una lámpara mágica –pero, quién sabe– sus más profundos deseos pudieran hacerse realidad. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a   Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Greg Nelson. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.