Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Tramposos
.
Foto: Penny Mathews
Parecía que antes el copiar en una prueba era considerado como algo sencillo; casi como escribir las respuestas de las preguntas difíciles en el antebrazo o mirar sobre el hombro del compañero buscando la explicación correcta a ese difícil problema matemático. Los tiempos ciertamente han cambiano y detectar a los tramposos se ha vuelto cada vez más difícil.

En Meridian, Idaho, las escuelas han decretado una prohibición acerca del uso de iPods y otros reproductores de música digitales durante los períodos de exámenes. Pareciera que los estudiantes no tienen ningún problema con buscar las respuestas de audiofrecuencia a las preguntas existentes en la prueba, así que fingen estar escuchando música cuando en realidad están accesando material de contrabando. 

Las escuelas ya han prohibido el uso de teléfonos celulares (amigos de los examinados que estaban fuera del aula les enviaban las respuestas a través de mensajes de texto) y de gorras de béisbol (porque los niños escribían las respuestas bajo ellas.) Pero esta nueva restricción hace mucho más complicado aquello que el estudiante puede llevar al aula durante una prueba escolar. Es otro esfuerzo para detener a los tramposos, pero pienso que no hará mucha diferencia. 

Un Asunto Mucho Más Profundo
 
¡El hacer trampas es algo que ha perdurado por mucho tiempo! Ya sean gorras de béisbol, teléfonos celulares o iPods, el problema es un asunto mucho más profundo que sólo saber qué llevar o no al aula. Este es un asunto moral y hasta que ese aspecto no se arregle, probablemente los esfuerzos que se hagan no causarán mayor impacto. 

Tim Dodd, Director Ejecutivo del Centro para la Integridad Académica de Duke University, dijo lo siguiente en cuanto a este tema: “El tratar de luchar contra la tecnología sin un diálogo acerca de los valores y las expectativas, es un caso perdido.” ¡Concuerdo totalmente! Este asunto comienza en el hogar y si como padres no instruimos a nuestros hijos acerca del derecho y de la injusticia, ellos pueden decidir tomar sus decisiones en la escuela basadas en las trampas que ven hacer a sus compañeros. 

Este, bajo ningún motivo, es un método infalible; pero el sentarse a conversar con nuestros hijos y discutir su integridad académica ciertamente puede ser un paso hacia la dirección correcta. Ah, y nuestra integridad en la vida también tiene que ver con nuestro rol como padres. Si nuestros hijos nos han visto permanecer por horas hablando por teléfono mientras nuestra esposa no está en casa, o han presenciado la forma en que jugamos con la verdad al tratar con un negocio, entonces creo que probablemente estamos siendo un poquito hipócritas al respecto. 

Honestamente, este es un tema del corazón y necesita ser tratado individualmente con nuestros hijos. A menudo, viven de acuerdo a nuestras expectativas; lo que esperamos de ellos y lo que esperamos de nosotros mismos. Si queremos que nuestros hijos sean honestos, la honradez no es sólo la mejor póliza para nuestras familias… ¡debe ser la única! 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros
__________________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.