Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Nunca un Hoyo en el Primero
.
Fotografía: Brad Harrison
¡Ser cristiano en una iglesia puede ser un montón interminable de injusticias! La parábola de los talentos registrada en Mateo 25 lo demuestra así. Al final de la historia ¿qué le sucede al hombre que sólo tuvo uno y lo enterró? El señor se lo quita y se lo entrega al hombre que tenía diez. ¡Qué injusticia! Porque a todos los que se les dio MÁS, tuvieron en abundancia. Y aquel que no tenía nada, incluso, se le quitó lo poco que tenía. 

Escuché una historia que me hizo desear tomar mis clubes de golf y tirarlos a un lago. Un montón de mis pelotas de golf están en el fondo de los lagos, de modo que mis clubes también pueden ir a parar allí. Pero una señora de 49 años de edad, llamada Jeanette Roberts hizo tres hoyos en ocho días en el Granite Bay Country Club. Usted dirá, bueno, si ella juega así a menudo –tres veces en ocho días– tal vez sea una jugadora profesional. No, aquí están sus puntos para esas tres vueltas. 101, 91 y otros 101. Yo también puedo hacerlo. Pero por más de una semana esta pirata informática hizo tres disparos secos al césped. A propósito, antes en aquel mismo año había logrado otro en el “primero”. Entonces fueron cuatro en un año. 

Durante toda mi vida he jugado mal al golf y nunca, ni siquiera una vez, he hecho un hoyo en el primero. He logrado unos cuantos de ellos jugando mini-golf que, según entiendo, realmente no cuentan. Pero tal vez usted sea un buen golfista sin nunca haber logrado el punto en el primer saque –y eso es injusto. 

Repletas de Injusticias 

En las parábolas de Jesús, que a menudo nos mencionan el servicio público, es común que estén repletas de injusticias. Los hijos pródigos obtienen el perdón que no merecen. Los ladrones y vividores son invitados a banquetes donde no debieran estar. Trabajadores temporeros afortunados trabajan una hora en la viña y se les paga lo mismo que aquellos que trabajaron la jornada completa. 

Aquí hay una lección que yo y usted debemos aprender. ¡La iglesia pertenece a Jesús! No pertenece al pastor ni a miembros influyentes de la junta. Está aquí para honrar, complacer a Jesús y ofrecerle un culto de agradecimiento y luego llevar a cabo las cosas que Jesús desea para su iglesia. Está aquí para los intereses de Dios. Y si las cosas a veces parecen injustas, difíciles, torcidas o temporalmente improductivas –es algo que está fuera del tema. La injusticia no debiera ser un asunto importante para mí si la misión de Jesús está bien realizada. 

Cada uno de nosotros necesita asistir a la iglesia semanalmente y no perder de vista lo verdaderamente importante, enfocándonos en el objetivo. No vamos a la iglesia para divertirnos ni por la comida ni las amistades, aunque ella nos proporcione todas esas cosas. Nos reunimos en la iglesia para hacer el trabajo que el Maestro nos confió al darnos cinco, dos o un talento y al desafiarnos para realizar algo grande por Él. 

Mientras tanto, mire a la distancia cuando yo haga un saque desde el tee… Porque realmente es desastroso. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por David Smith. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.