Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Ajustando los Talentos
.
Foto: J. Freeman-Woolpert
Hay una antigüa historia que circula en el imperio de la familia Kennedy y que habla acerca de un hermano que se presenta exitosamente para la Presidencia de la nación a los 42 años de edad, otro que intenta lo mismo a la misma edad que el primero y, un tercero, que llega al Senado. Aparentemente –y hay cierta verdad en esto– Tedd Kennedy, el tercero, consideró alguna vez convertirse en un sacerdote. Pero el chiste familiar era que sólo lo haría si lo ascendían de inmediato a Obispo. 

Entonces, ¿cuál es la respuesta apropiada y bíblica de la Parábola de los Talentos? ¿Deberíamos desear tener más de ellos? En el libro titulado "Surprised By the Power of the Spirit" (“Sorprendido por el Poder del Espíritu”), el pastor Pentecostal Jack Deere comparte cuatro cosas importantes que cada uno de nosotros debiéramos hacer con respecto a nuestros talentos. 

Cuatro Cosas Importantes 

Primero, debemos orar y pedirle a Dios que nos otorgue esos dones. Deberíamos desear ser como la persona de los cinco talentos y que Dios los añada a nuestro portafolio. Deberíamos desear ser grandes jugadores. 1 Corintios 12 es el texto que trata con los dones espirituales y el versículo 31 nos da una larga lista de la variedad de talentos que se puede descubrir en la iglesia: “Ustedes, por su parte, ambicionen los mejores dones”. Debiéramos estar ansiosos de tener la mayor cantidad de influencia santa posible. 

Segundo, debiéramos procurar utilizar regularmente los dones que tenemos. Si usted posee cinco talentos, utilice esos cinco. Si Dios le otorga dos, es fantástico también; utilice ambos. No utilice solamente uno y deje el otro guardado en un estante. Si sólo tiene un talento, bueno, con toda seguridad, usted no querrá esconderlo. 

Tercero, debemos estudiar el tema de los dones espirituales y la doctrina de los talentos. 1 Corintios 12 comienza diciendo: “En cuanto a los dones espirituales, hermanos, quiero que entiendan bien este asunto”. Pablo continúa diciendo que es el Espíritu Santo quien los da, que existe una gran variedad de ellos, que somos un cuerpo organizado para el servicio, que todas las personas y todos los dones son importantes, etc. Usted debiera saber cuáles son sus dones. Piense en ello hasta que tenga una respuesta para esa pregunta. Pídale a sus amigos sus reacciones; invite al Espíritu Santo para que se lo indique. Trate nuevas cosas por un tiempo y vea si ellas le son favorables o no. 

A veces digo esta oración: “Señor, por favor tómame y utilízame en lo que Tú escojas”. 

Cierta vez, un predicador se levantó y le dijo lo siguiente a su congregación: “Hermanos, cinco años atrás Jesús me llamó para que viniera hasta acá y esta semana Jesús me dijo que tenía que irme a una nueva iglesia”. Todos los miembros se pusieron de pie y cantaron, espontáneamente: “¡Oh, qué amigo encuentro en Cristo!” 

Pero junto con la oración, el estudio de la Biblia, la asistencia a la iglesia y el pertenecer a un grupo pequeño, debemos tratar de pasar tiempo averiguando lo que Dios desea que hagamos con los dones espirituales que nos ha dado. 

Aquí está el cuarto principio: sea amigo de aquellas personas que están más avanzadas que usted en el tema de los dones espirituales. Asóciese con otros cristianos que sean activos en trabajar para Dios. Ocasionalmente me reúno en un restaurante con pastores cristianos de otras denominaciones. Compartimos estrategias, intercambiamos historias exitosas y detectamos nuevas ideas. Leo la revista Leadership y no sólo por las tiras cómicas, sino para ver cómo otras personas aumentan sus dones. 

De modo que la mañana siguiente a la Navidad es solamente el comienzo de una gran aventura. Si no, dígaselo a Monseñor Kennedy. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por David Smith. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.